Weekly News

¿El canto del mal?

27 de agosto de 2009.

MÉXICO, DF.-Más allá de religiones o creencias esotéricas, el “diablo” es una alegoría de la corrupción moral del ser humano, o bien de sus temores y culpas. Cuando el hombre es incapaz de reconocer sus propias faltas o apetitos, le endosa la responsabilidad a ese símbolo.

Por lo menos en el ámbito musical, durante el Siglo XX la irrupción de un nuevo género compuesto por y para jóvenes -luego del desencanto de dos guerras mundiales- desafió a los entonces bien establecidos cánones del mundo adulto. Rebeldía, energía desatada y apertura sexual, todos contrarios a lo políticamente correcto y las buenas costumbres, fueron las características de una supuesta amenaza: el rock.

José Agustín recuerda en La Contracultura en México que “desde los hogares, las escuelas, el gobierno, los púlpitos y los medios de difusión se satanizaba al rocanrol porque era puerta a la disolución, el desenfreno, el vicio, la drogadicción, la delincuencia, la locura, ¡el infierno!: el rock era cosa del demonio”. Y agrega que “de no caer en semejante histeria, el rocanrol habría ocupado el sitio que le

correspondía en la cultura popular”. Basta recordar la desaprobación de algunos sectores católicos de Estados Unidos hacia los provocativos meneos de cadera de Elvis Presley o bien el escandaloso matrimonio de Jerry Lee Lewis con su propia prima, quien entonces sólo tenía trece años.

En los próximos renglones se recuerdan otros grupos que han sido ligados con el satanismo, y si bien no existe éste en ninguno de ellos... sí dan rienda suelta a la festividad de sus emblemas como culto al des...papaye.

‘DAN RIENDA’ AL MAL Es un hecho que los músicos jugaron con la imaginería diabólica ya deliberadamente hasta finales de los años sesenta, primero con el álbum Their Satanic Majesties Request y luego con la rola Sympathy for the Devil, ambos de los Rolling Stones. También señalaron a Los Beatles por la aparición del ocultista Aleister Crowley en la portada del Sargento Pimienta, aunque la paranoia también les inventó supuestas señales en otros de sus discos, como por ejemplo, los números del Magical Mistery Tour que se ven reflejados en el espejo (recordar post de leyendas urbanas).

Las acusaciones arreciaron con el hard rock. Ahí está la leyenda urbana sobre Stairway to Heaven, que reproducida al revés aparentemente repite la frase “my sweet Satan” es decir, “mi dulce Satanás”.

Al respecto, Robert Plant declaró: “sólo los norteamericanos podían salir con una estupidez como ésa ¿por qué si la gente se aburre no se pone a nadar o a jugar squash en lugar de andar de ociosa y buscar significados malévolos en una canción que solamente habla del inicio de la primavera?” (revista La Mosca en la Pared).

Contemporáneos suyos como Black Sabbath explotaron con desenfado semejantes mitos -como la supuesta fantasma que aparece en la tapa de su álbum debut- para lanzar así discos como el Sabbath Bloody Sabbath o bien el Heaven and Hell, donde aparecen figuras misteriosas e incluso un número 666.

Bandas posteriores como AC/DC se divirtieron con las denuncias de grupos conservadores(como la línea luminosa en medio de sus siglas, que dizque era una “S” de Satán) y por lo menos su guitarrista Angus Young los provocó todavía más ataviándose con cuernos y una cola puntiaguda.

Algunas de sus letras y parafernalia les harían segunda.

También obvios fueron Judas Priest y su Killing Machine de 1979; Iron Maiden y su The Number of the Beast de 1982; Motley Crüe y el arte de Shout at the Devil de 1983, así como Guns N’Roses y su crucifijo con cráneos del Appetite for Destruction, todos manipulando insignias infernales pero de forma lúdica.

LLEGAN LOS 90... Y MARILYN MANSON

Los años noventa atestiguaron la explotación comercial de un entusiasta seguidor de la Iglesia de Satán (fundada por Anton LaVey) una crítica hacia el cristianismo que curiosamente no tiene que ver con sacrificios ni adoraciones a chivos con patas de pollo. Se trata, por supuesto de Marilyn Manson, tenebroso estéticamente pero inofensivo, aunque con una eficaz mercadotecnia que ha asustado a los padres de familia.

Black metal escandinavo La Iglesia de LaVey está reconocida como religión oficial en Estados Unidos. Sin embargo, los músicos del black metal noruego la desprecian porque consideran que en realidad defiende valores como la fraternidad y la paz, propias del cristianismo.

-Para el sociólogo francés Paul Ariès, el auténtico rock satanista “se inspira simultáneamente en la simbología satánica y en las tradiciones nórdicas, celtas y odinistas; es un coctel explosivo fácil de explotar políticamente; corrientes subterráneas de ultraderecha penetraron al black metal escandinavo creando grupos de rock identidario, que defienden conceptos reaccionarios de identidad”.

-Según lo escrito en su libro Satanismo y Vampirismo, el informe negro,”Noruega es el principal vivero de semejante rock; los grupos romántico-nacionalistas reivindican un regreso a los orígenes vikingos; el grupo más conocido es Mayhem, cuyofundador (Euronymus) se convirtió al satanismo a finales de los ochenta”.

-Los fragmentos de esta investigación (que pueden encontrar en la edición especial número 18 del semanario Proceso) explican que la anterior banda rivalizó con Burzum, cuyo líder Varg simpatizaba con grupos neonazis, desencadenó incendios anticatólicos y finalmente asesinó a Euronymus a puñaladas.

-“Los movimientos satano-nazis se van infiltrando en las asociaciones de defensa de tradiciones y culturas regionales creando grupos de rock; la lista de estos grupos es infinita: Osculun Infane, Rahowa, Zyclon B, Ultime Assault, Brutal Combat, Legion 88, Kontingent 88, Impaled Nazaren, Celestia”.



Descarga nuestra nueva App para iOS y Android



Comentarios



Publicidad

Compartir en redes sociales



Juarez independiente


 

Diseño de Aplicaciones Móviles