Weekly News

Cumple Zelaya dos meses de viajes y controversias

28 de agosto de 2009.

PANAMÁ, PANAMÁ.- El depuesto presidente de Honduras, Manuel Zelaya, cumple hoy, dos meses de peregrinación por el continente en busca de apoyo para su restitución en el poder que han dejado dos intentos fallidos de regreso a su país y controversias por sus palabras y actuaciones.

Desde que en la madrugada del 28 de junio militares hondureños le sacaran de la cama en pijama y lo metieran en un avión rumbo a Costa Rica, Zelaya ha viajado a lo largo y ancho de América en una campaña que le ha llevado por cumbres de presidentes y países con el propósito de cerrar el cerco al Gobierno de Roberto Micheletti.

La respuesta de la región ha sido unánime: todos exigen el retorno del mandatario derrocado. Sin embargo, las apariciones y métodos de Zelaya no siempre han sido bien recibidas y en algunos casos han sido duramente criticadas.

El depuesto gobernante ha pasado gran parte de su tiempo en Centroamérica.

Visitó en dos ocasiones El Salvador y Costa Rica y en una oportunidad viajó a Guatemala y Panamá, en este último caso para asistir a la investidura de Ricardo Martinelli cuando su derrocamiento aún se contaba por horas.

En Nicaragua ha establecido su centro de operaciones y desde allí ha intentado ejecutar el último intento fallido de regreso, organizar su "ejército popular pacífico" y manejar la resistencia al Gobierno de Micheletti recibiendo a seguidores y simpatizantes.

Este proceder ha levantado ampollas entre la Oposición nicaragüense, hasta el punto que un grupo parlamentario presentó en la Asamblea Nacional una iniciativa para expulsar a Zelaya, poco después del fracasado regreso a Honduras a finales de julio.

También el exmilitar sandinista Víctor Boitano Coleman presentó ante la Fiscalía General de Nicaragua una demanda a Zelaya y el presidente del país, Daniel Ortega, por hacer y permitir la violación de la frontera terrestre nacional y por llamar a la insurrección, entre otros delitos.

La controversia también viajó con el derrocado mandatario hondureño a tierras aztecas, donde unas palabras suyas durante un homenaje en el Teatro Ciudad de México fueron interpretadas como un apoyo a la legitimidad presidencial del excandidato Andrés Manuel López Obrador.

En su intervención, Zelaya dijo que "en estos países hay veces que es mejor sentirse presidente que serlo, y eso se lo digo a López Obrador que está escuchándome", ante un auditorio que aplaudió sus declaraciones.

Al día siguiente la Secretaría de Relaciones Exteriores mexicana daba por zanjada la controversia con un comunicado en el que aseguraba que Zelaya había negado expresar su apoyo a López Obrador, quien se considera el presidente "legítimo" de México.

La Cancillería mexicana dijo que Zelaya, además, había agradecido la acogida en el país, lo que retribuyó con el reconocimiento de "sus gestiones para aclarar estas afirmaciones" sobre AMLO y la reiteración del apoyo del Gobierno de Felipe Calderón a su regreso al poder.

En México, el depuesto gobernante hondureño desveló que el habitual sombrero que porta y que se asocia indisolublemente a su imagen, no ha sido el suyo en los últimos 2 meses, sino otro que adquirió en Nicaragua tras ser expulsado sin él de Tegucigalpa.

En la otra cara de estos dos meses y con el nuevo sombrero, Zelaya recibió el abrigo en Ecuador en las celebraciones públicas por la investidura de Rafael Correa, así como el de los presidentes de Cuba, Raúl Castro y de Venezuela, Hugo Chávez.

También le respaldaron los presientes de Chile, Michelle Bachelet; Perú, Alan García; y Brasil, Luiz Inácio Lula Da Silva, y ha sido reconocido de forma reiterada como único gobernante de Honduras por el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, al que, sin embargo, Zelaya acusó de "tibieza" con los golpistas.

Tras el fracaso de una reciente misión de cancilleres de la Organización de Estados Americanos (OEA), la situación en Honduras se ha empantanado y Zelaya parece resignado a no volver a intentar regresar a su país.

"Mi presencia sería (peligrosa por) una amenaza que me han hecho ellos a mí de eliminarme, de asesinarme en territorio nacional", había adelantado Zelaya el pasado 13 de agosto en Chile, al descartar por el momento un nuevo intento de regreso.

Desactivan explosivo La Policía de Honduras desactivó un artefacto explosivo compuesto por recipientes con combustible que estaba dentro de un vehículo estacionado frente a un edificio donde funcionan dos instituciones gubernamentales.

En el interior del vehículo había al menos dos bombonas pequeñas de acetileno, una de gas licuado para cocina, dos galones y una botella de gasolina, además de un reloj de ignición, explicaron fuentes policiales a la prensa.

El artefacto estaba conectado al sistema de ignición del vehículo y fue desactivado por miembros del Escuadrón Antibombas de la Policía Nacional.

El automóvil fue abandonado frente al edificio donde funcionan la Secretaría Técnica de Cooperación Internacional y un programa de desarrollo rural.

Según las investigaciones, la persona propietaria del auto ya fue identificada, pero no lo había reportado como robado a pesar de desconocer su paradero.



Descarga nuestra nueva App para iOS y Android



Comentarios



Publicidad

Compartir en redes sociales



Juarez independiente


 

Diseño de Aplicaciones Móviles