Weekly News

La opinión de:
Edna Lorena Fuerte
* CUENTAS PÚBLICAS

1 de septiembre de 2009.

Si algo revivió la desfalleciente legislatura federal ha sido, precisamente, la discusión sobre los recursos públicos que ahí se invierten para mantener a nuestros no pocos diputados, y todo a raíz, precisamente, de una de esas cosas buenas que parecen o quieren que parezcan malas. Puntualicemos:

§ El diputados panista Priego Tapia devolvió más o menos un millón y medios de pesos en un cheque de su cuenta personal, explicando que ese dinero “le sobró” de lo asignado a sus gastos viáticos. Nada más extraño y ajeno al comportamiento de nuestros políticos de todos los colores, así que un acto de tanta bondad y decencia tenía que tener algo malo, pues no puede ser gratuito que, así nada más, alguien decida que le sobra dinero en un sistema en donde ni el último centavo deja de tener lugar donde embolsarse. Pero lo más interesante es la reacción de las fuerzas políticas, propias y extrañas: de inmediato vino la descalificación. Como no se puede admitir que es un gesto noble, amable y decente, entonces se busca la forma de descalificarlo. De pronto Priego Tapia, más bien desconocido para la opinión pública, se convirtió en la encarnación de las malas prácticas legislativas.

§ Según las cuentas que nos entregó este casi ex diputado, hay un sobre gasto excesivo en materia de viáticos en la Cámara, que ya sea medido en pesos, o centavos, o centenares de ambos, lo cierto es que es un “dinero extra” que cae a los ya de por sí atiborrados bolsillos de nuestros legisladores. Hay quienes hablan de lo pírricas que resultan estas cuentas contra los verdaderos balances que necesita hacer el país, lo cual es muy cierto, pero también tienen razón quienes responde a estas reflexiones con la importancia de los gestos simbólicos a los que, por supuesto, estamos totalmente deshabituados.

§ En lo local, aprovechando el debate de los gastos, el diputado perredista Quintana Sylveira ha proclamado a los cuatro vientos estar a favor de que se disminuyan los salarios de los legisladores, lo que dista mucho de lo hecho por el legislador Priego que llegó con cheque en mano a hacer las cuentas claras, pues hasta ahora no le hemos visto a Quintana una iniciativa o acciones que respalden la contundencia de su dicho: el buen juez por su casa empieza. Quizá no se le ha ocurrido que a la parte que deja de ser justa de su salario y se vuelve onerosa para la república en un momento de crisis, bien podría separarla de sus cuentas personales y ponerla en algún lugar que hiciera su beneficio público, claro, seguimos en la cuestión de las pequeñas cosas, del centaveo que a veces parece tan molesto. Entonces si la cuestión es no hacer cuentas, bien se puede al menos desquitar el sueldo y demostrar que se está trabajando como para merecer tales sueldos.

Aquí la cuestión, y que es a lo que menos estamos acostumbrados, es demostrar beuna voluntad, hacer cuentas públicas claras, y sobre todo, no olvidar que aquí el que pone los fondos es la Nación, el dinero del que hablamos no es de los diputados aunque vaya en cheques con su nombre, es el sustento nacional y como tal debe ser tratado. No sobra entonces hablar de centavos cuando se trata del dinero de todos. Si los diputados no van a ganar menos, aunque sea que tengan la honestidad suficiente para aceptar y entender que el dinero que sobra se devuelve, y generar los mecanismos en consecuencia. Nunca hay justificación para quedarse con algo que no les pertenece.

Soy Edna Lorena Fuerte y mi correo es [email protected] para sus comentarios. Gracias

Cd. Juárez, Chihuahua 31 de Agosto de 2009



Descarga nuestra nueva App para iOS y Android



Comentarios



Publicidad

Compartir en redes sociales



Juarez independiente


 

Diseño de Aplicaciones Móviles