Weekly News

Reivindican al Gobernador Richardson de Nuevo México

1 de septiembre de 2009.

Las autoridades judiciales norteamericanas decidieron dar por terminada la investigación de más de 8 meses que venían haciendo contra el Gobernador de Nuevo México Bill Richardson, acción que movió al político a cancelar su proyecto para llegar a la Secretaría de Estado en el gabinete de Obama.

La noticia encontró al Gobernador –ex Secretario de Energía y Embajador ante la ONU con Bill Clinton, Diputado durante 4 períodos y con larga experiencia como negociador en conflictos internacionales- mientras se encontraba en Cuba acordando las bases para mejorar la relación comercial que guarda Nuevo México con la isla.

La línea de investigación se centraba en una modalidad de corrupción que en inglés llaman “pay-to-play” (en México “pagar el boleto de entrada”) que se da cuando una empresa hace aportaciones significativas a una campaña política como condición para obtener contratos. “No hay nada de eso –declaró en su momento Richardson-, no es nuestra forma de trabajar”, refiriéndose a él mismo y a varios altos funcionarios de su gabinete, también sujetos a investigación. El desistimiento del Gran Jurado aportó sustento a esa afirmación.

“Se acabó. No hay nada. Se detuvo en Washington.” La decisión fue tomada por altos funcionarios del Departamento de Justicia, según supo Barry Massey, de la agencia Associated Press, por medio de una persona que conoce de cerca la investigación y que solicitó el anonimato dado que las autoridades federales aún no daban a conocer la declaración oficial en el momento de su declaración (27 de agosto).

Los jueces de Washington, al decidir no presentar cargos por presuntos ilícitos durante la campaña de reelección del Gobernador, vuelven a oxigenar la carrera del político México-americano. “Desapareció la nube que estaba sobre su cabeza”, comentó Larry Sábato, director de Centro de Política de la Universidad de Virginia. “Ahora la Tierra de Encanto es la Tierra de las Segundas Oportunidades para Bill Richardson.”

Norman Ornstein, estudiante del Instituto Americano de la Empresa, consideró que aunque sea ocho meses después de que el político cancelara su proyecto de llegar a la Secretaría de Comercio, el retiro de la investigación es una clara reivindicación. “Cuando sucede algo así y primero aceptas el cargo y luego renuncias, se levantan muchas sospechas y las lenguas se dan vuelo afirmando que hay más de lo que se dice. Esto lo reivindica.”

La investigación federal, iniciada el año pasado, enfocó su atención en las leyes demasiado relajadas (en comparación con contexto nacional) del estado de Nuevo México en materia de contribuciones a campañas, y en las cantidades que aportaron algunos proveedores del gobierno estatal a los comités de acción política del Gobernador. El reclamo llevó a la legislatura estatal a presentar una propuesta de ajuste a los límites para estas aportaciones y Richardson la firmó para elevarla a rango de ley.

El equipo del gobernador siempre ha sostenido que el Procurador de los Estados Unidos, Gregory J. Fouratt –republicano- investigó a Richardson movido por razones políticas, que lograron sabotear de manera muy efectiva su oportunidad de servir en el gabinete. El señor Fouratt lo ha negado.

Los analistas políticos dijeron que el fin de la larga investigación incluso renueva las oportunidades de que Richardson entrara al gabinete de Presidente Obama. La segunda gestión del gobernador, a la que llegó con una votación sin precedente de más del 60%, termina en 2010 y ya no puede reelegirse.





Descarga nuestra nueva App para iOS y Android



Comentarios



Publicidad

Compartir en redes sociales



Juarez independiente


 

Diseño de Aplicaciones Móviles