Weekly News

Ponen narcos de ‘moda’ el tráfico de especies

13 de septiembre de 2009.

El tráfico de especies es un negocio que, según la Procuraduría General de la República, crece en México. Hace seis años era una práctica que ocupaba el tercer lugar en la lista de delitos ambientales. Hoy está a la par de la tala de árboles y las ganancias que derivan de su práctica son sólo superadas por el tráfico de drogas y armas

Datos de la Unidad Especializada en Investigación en Delitos Contra el Ambiente revelan que el tráfico “hormiga” de especies es el más común en México y en él están involucrados, principalmente, adolescentes que sustraen a los animales de su hábitat natural o los compran para tenerlos en casa como mascotas, a pesar de que esta práctica constituye un delito penado con hasta nueve años de prisión y 300 días de multa por el Código Penal Federal.

Pero otro fenómeno que ha hecho que crezca el tráfico de especies es la moda impuesta entre narcotraficantes mexicanos para adquirir de manera ilícita especies exóticas en peligro de extinción y tenerlas como adornos en sus residencias, explicó Marisol Vega, agente del Ministerio Público de dicha fiscalía.

Habrá que recordar el hallazgo ocurrido hace 10 meses en una residencia del Desierto de los Leones, en Cuajimalpa, propiedad de presuntos narcotraficantes. En su interior, además de muebles lujosos, la Secretaría de Seguridad Pública federal encontró un zoológico particular. Ahí, había tres jaulas donde fueron hallados dos leones africanos, un tigre blanco y un tigre albino —ambos procedentes de Siberia o Tailandia—, así como dos panteras negras sudamericanas y un simio africano.

Jaime López, el médico veterinario que revisó a estos animales, señaló que todos ellos estaban en buenas condiciones y nutridos, pese a que su alimentación implica un costo diario aproximado de cuatro mil pesos.

María Elena Sánchez, presidenta de la organización ambientalista Teyeliz, considera que los capos de la droga suelen tener a ese tipo de especies exóticas como símbolos de poder, fuerza y valentía.

Indica que la práctica es cada vez más común, que ya han comenzado a establecerse en el país criaderos de leones, que los venden como mascotas.

En este caso, estos animales logran sobrevivir, pero el sacarlos de su hábitat puede implicar su extinción, pues muchos de los felinos ya no pueden regresar a su manada, explicó Vega.

La clandestinidad

Sin embargo, el destino de otras especies es peor, pues además de que son alejados de su hábitat, entre 40% y 60% de la fauna muere en el trayecto, pues debido a la clandestinidad, los animales son transportados en pésimas condiciones.

“Los animales a veces son transportados por paquetería, sedados, con fracturas, en estado de deshidratación y desnutrición severa y en el caso de las aves les sujetan el pico y las alas con cinta canela”, explicó la agente del MP.

De acuerdo con la Unidad Especializada en Investigación en Delitos Contra el Ambiente de la PGR, San Luis Potosí y en el mercado de Sonora, en el Distrito Federal, son las “zonas rojas” donde más ocurre el tráfico ilegal de especies de todo el país, desde aves y arácnidos, hasta serpientes, iguanas y venados.

Es en esos lugares donde los adolescentes suelen adquirir sus mascotas.

“A los menores de edad se les hace fácil tener una serpiente, una iguana o una tarántula en casa y los padres lo permiten porque no hay una cultura de protección a la fauna; entonces cuando descubrimos a estos adolescentes con los animales en la calle los remitimos al MP y entonces vienen las mamás lamentándose diciendo que no sabían que era un delito, pero sí lo es y debe ser sancionado”, advierte Marisol Vega.

El 4 de septiembre pasado, la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) detuvo a Daniel Zárate, “El Negro”, quien es uno de los principales presuntos traficantes de animales en el mercado de Sonora.

La PGR asegura que el mayor tráfico de especies es interno.

La Profepa tiene identificadas por lo menos tres rutas del tráfico de animales en el país. La primera de ellas va del Sur (península de Yucatán) hacia Veracruz. Desde aquí comienza una segunda ruta que va hacia Puebla y el DF. Y de la capital se traslada a las especies a ciudades como Guadalajara y Monterrey



Descarga nuestra nueva App para iOS y Android



Comentarios



Publicidad

Compartir en redes sociales



Juarez independiente


 

Diseño de Aplicaciones Móviles