Weekly News

Gays se adueñan de las telenovelas

14 de septiembre de 2009.

MÉXICO, DF .- Por décadas el árbol genealógico de los melodramas estuvo conformado por la heroína, el galán y los villanos, sin embargo, de unos años a la fecha, a esta "familia" se integró un nuevo miembro que se ha ido adueñando de papeles importantes: el gay, que hoy está presente en ¡siete telenovelas que están al aire!

Si usted es seguidor de las historias rosas que se transmiten a nivel nacional, entonces ya se dio cuenta que en Los Exitosos Pérez, Sortilegio, Hasta que el Dinero nos Separe, Pasión de Gavilanes, Tierra de Pasiones, Más Sabe el Diablo y la retransmisión de la versión colombiana de Yo Soy Bety, La Fea, los personajes homosexuales le ponen "la sal y pimienta" a las tramas, pero no sólo hay uno o dos en las novelas, en algunos casos, son más los hombres que "salieron del clóset".

Aquí van varios ejemplos: En la recién estrenada Los Exitosos Pérez el público se llevó la sorpresa que el protagonista es gay (Jaime Camil), tiene su novio (José Ron) y además cuenta con la aprobación del papá de éste último (Rogelio Guerra).

"¿Qué está pasando?", cuestiona la escritora Liliana Abud, "pues que el mundo cambia y la manera de reflejar el mundo también tiene que cambiar.

"No te puedes negar a que hay una gran evolución en todos los sentidos. En Los Exitosos Pérez estamos viendo la relación abierta de un protagonista, la novela tiene un rating alto, la gente se está divirtiendo y no está cuestionando la preferencia sexual del personaje, esto habla de que el público ha evolucionado".

Para Rogelio Guerra, quien interpreta a Franco Arana en Los Exitosos Pérez, no le resulta conflictivo la relación que lleva su personaje con su hijo, quien es un gay declarado.

"Mi personaje está totalmente de acuerdo con él, lo apapacha y lo trata muy bonito, le da sus derechos, lo anima para muchas cosas, también de repente lo regaña, como debe de ser".

- ¿Como papá no le causa conflicto tener un hijo homosexual?

"Al contrario", responde el actor, "él (Franco) lo admite y lo apoya en todo, eso es muy bonito ¿no?".

A Camil no le parece tan "bonito", como dice su "suegro de telenovela", tener como novio a otro hombre, pero como actor, no tiene opción, se considera una herramienta del director.

"Yo soy heterosexual y tener que tomar de la mano a un compañero, abrazarlo y besarlo es difícil. Pero sólo es una escena física, no lo tomo personal", señala Camil, quien hace a Martín Pérez.

¡HASTA UN ABUELITO GAY!

En las telenovelas hay gays con diferentes características, desde los divertidos como los que interpretan Pablo Cheng y Julio Vega, de unos estilistas en Hasta que el Dinero nos Separe, o los bisexuales que interpretan Marcelo Córdova y Julián Gil en Sortilegio. Ah, pero el amor entre dos hombres también se da en la etapa adulta, ¿se acuerda del abuelo Ignacio (Rafael Inclán) y Abraham (Luis Gatica), ellos incluso llevaron su amor hasta el altar, rompiendo con el esquema de los clásicos finales de telenovela en Alma de Hierro.

En la trama que protagonizaron Blanca Guerra y Alejandro Camacho, Inclán y Gatica no fueron los únicos homosexuales de la historia, Juan Carlos Colombo se sumó al clan interpretando a un diseñador.

El actor opina que en la actualidad hay mucha apertura en todo y lo mismo ocurre en la televisión.

"La tele tiene que abrirse a toda clase de individuos, formas de vida, de ser, conductas, preferencias sexuales, políticas, ideológicas o morales. Tiene que abarcar un mercado de personalidades que se tenga que ver reflejado el público", expresa Colombo.

Coincide con la escritora Liliana Abud, al destacar que es momento de aceptar la realidad en todos los sectores sociales de México.

"La idea es que la gente tenga empatía con los personajes, que se identifiquen con ellos, que haya rasgos que se parezcan a ti, de esta manera hablamos de divorciadas, madres solteras y homosexuales", indica Abud.

En Sortilegio, la productora Carla Estrada no sólo planteó la subtrama de dos bisexuales, además, presentó una escena de cama entre ellos.

Quizás esa escena no hubiera causado tanto alboroto si no es porque Roberto (Marcelo Córdoba) y su esposa Raquel (Chantal Andere) compartían a Ulises (Julián Gil) como su amante.

A Córdoba le costó trabajo interpretar a un bisexual, pero ahora sabe que ese papel ha marcado un parteaguas en su carrera.

Lo mismo le ocurrió a Julián Gil, quien Sortilegio le abrió las puertas en el mercado mexicano. "Soy 'open', pero me gusta mantener cierta seriedad en el trabajo, él (Julián) es como más juguetón, le gustaba hacer chistes, eso particularmente yo no quería hacerlo, estamos tratando un tema tan delicado, así que quise absoluta seriedad y respeto, por ahí hubo un poco de incomodidad, pero no fue más que eso", contó Córdoba.

A pesar de ser un chico muy abierto e incluso hizo bromas de su "bisexualidad" en televisión, Gil se animó a dar vida a Ulises sólo por la confianza que le dio la productora.

"Son retos en tu carrera, porque te pueden ayudar muchísimo. Si ves la carrera de Tom Hanks, su primer Óscar se lo ganó con Filadelfia, haciendo a un gay, ahí Antonio Banderas fue su pareja; para mí la mejor película de Heath Ledger fue Secreto en la Montaña".

Si el público aceptó con naturalidad el amor entre dos hombres, ¿qué más veremos en las telenovelas? esa pregunta queda en el aire



Descarga nuestra nueva App para iOS y Android



Comentarios



Publicidad

Compartir en redes sociales



Juarez independiente


 

Diseño de Aplicaciones Móviles