Weekly News

WPFC defiende el derecho a ofender, impresionar o molestar

15 de septiembre de 2009.

Virginia, EE.UU., (WPFC) .- Las leyes de desacato están diseñadas para proteger a políticos, líderes gubernamentales y funcionarios y oficiales e instituciones del Estado, dotar al Estado de acceso a recursos y doctrinas legales que ningún otro ciudadano tiene, dice un nuevo informe del World Press Freedom Committee (Comité Mundial por la Libertad de Prensa, WPFC).

El informe, “The Right to Offend, Shock or Disturb: A Guide to Evolution of Insult Laws in 2007 and 2008″ (El derecho a ofender, impresionar o molestar: una guía a la evolución de las leyes de desacato en 2007 y 2008) señala que esas leyes son antidemocráticas y “la derogación completa es el único remedio sensato”.

Los motivos detrás de la existencia de esas leyes son fáciles de discernir: “No se necesita mucha imaginación para concluir que el objetivo ideal detrás de las leyes de desacato — por qué se promulgan, por qué siguen en los libros de estatutos, y por qué las elites las aplican con tanta frecuencia y vigor — es intimidar”, dice Richard N. Winfield, presidente de WPFC.

En la introducción, Caroline Fourest, una periodista y escritora francesa que se especializa en cubrir el fundamentalismo religioso, el secularismo, los movimientos políticos derechistas y el feminismo, destaca que mantener la religión y la política separadas tiene un vínculo crucial con la libertad de expresión. Describe la campaña actual de los países islámicos para constituir un crimen reconocido internacionalmente de “difamación de las religiones” como una amenaza global que socavaría la Declaración Universal de los Derechos Humanos. También rompería la separación de Iglesia y Estado, que garantiza la diversidad religiosa en las democracias. Un ejemplo que plantea Fourest es el caso de un estudiante de derecho egipcio de 23 años, Karim Amer, que está cumpliendo una sentencia de cuatro años por injuriar al Islam y al Presidente. Su crimen fue crear un blog que criticaba a los fundamentalistas y las autoridades.

Mientras tanto, Francia renovó el uso de las leyes de desacato para proteger al presidente Nicolas Sarkozy, y en Níger, un editor de periódico fue arrestado en 2008 después de que un ex líder del partido gobernante dijo que fue difamado e insultado por un artículo. En Arabia Saudita, donde el ambiente de medios está entre los más represivos del mundo, un crítico fue acusado de insultar al Islam en 2008 tras detallar los abusos de la policía religiosa en su sitio web.

La encuesta de 58 países representativos en todo el mundo muestra reveses críticos en la campaña del WPFC para eliminar las leyes de desacato, así como avances como la abrogación de las leyes en América Latina, como en Argentina, Chile, México y Uruguay.

The Right to Offend, Shock or Disturb: A Guide to Evolution of Insult Laws in 2007 and 2008. WPFC. PDF





Descarga nuestra nueva App para iOS y Android



Comentarios



Publicidad

Compartir en redes sociales



Juarez independiente


 

Diseño de Aplicaciones Móviles