Weekly News

Le apuesta Bimbo a camiones híbridos

21 de septiembre de 2009.

En las instalaciones del Grupo Bimbo el trabajo para mantenerse como una de las principales productoras de pan en el mundo, con base en el éxito de marcas como Marinela, Tía Rosa, Lara, Suandy y la propia Bimbo, se complementa con experimentar el desempeño de vehículos automotores con base en energías alternativas

De acuerdo con el ingeniero José Luis Rodríguez Errazu, director de Vehículos de la empresa, su estrategia es probar qué tipo de automotores y tecnologías son más viables para tener un nivel competitivo en cuanto a costos de transportación y para cumplir con el compromiso de cuidar el medio ambiente, que es uno de los pilares de su política corporativa.

En el último año, la empresa puso en circulación tres camiones de carga híbridos, uno de ellos de la armadora estadounidense Kenworth y los otros dos fabricados por Hino, la filial de transportes pesados de la japonesa Toyota.

El plan de traerlos a México es probarlos en las condiciones existentes en el país, pues aunque en otros lugares este tipo de autotransporte ofrece buenos resultados en cuanto a eficiencia energética, sólo se tenía la referencia documental.

"Desde el año pasado tuvimos contacto con Kenworth y ellos nos escogieron -también a solicitud nuestra- para ser su laboratorio en el país. Así, en abril, nos entregaron la primera unidad, que es un vehículo de carga pesada", agrega Rodríguez Errazu.

Meses antes comenzaron a trabajar con los dos vehículos Hino. Fueron los primeros camiones de carga en entrar a México y la fórmula con ellos también es operarlos de forma experimental. De hecho, en medio año, han corrido cerca de 12 mil kilómetros debido a que fueron designados para trabajar en la ciudad. El directivo explica que el mayor beneficio de este tipo de tecnología se da cuando están en operaciones de paro y arranque, por lo que se destinaron para el Distrito Federal.

"La idea es 'tropicalizarlos', que funcionen en las alturas y en los climas propios de México y sus grandes ciudades, en sus calles con topes y agujeros, y con el diesel mexicano", detalla el directivo de la firma con más de 60 años de historia.

LOS INCONVENIENTES

Aunque hasta ahora los tres camiones de carga pesada no han reportado fallas que repercuta en las operaciones de reparto, José Luis Rodríguez dice que para decidirse a realizar una compra tienen que resolver tres problemas básicos:

"El primero es que en México no existe el diesel limpio bajo en azufre. Los Hino necesitan de ese combustible y por ahora lo importamos, pero como recorren poco y su gasto es reducido, por ahora no es un gran problema. Los Kenworth, por el contrario, pueden utilizar cualquier diesel".

Como segundo inconveniente, el ejecutivo menciona lo que denomina "tropicalizar" aspectos de las unidades como cambiar el volante del lado derecho al izquierdo o ponerle llantas que sean más útiles para los caminos del país, porque los neumáticos de equipamiento están acondicionados para carreteras planas y suaves.

Finalmente el problema fuerte es el costo de adquisición.

Al respecto Rodríguez Errazu comenta: "Estos vehículos cuestan 80% más. Es la limitante central. Lo que hicieron en Japón y Estados Unidos es que el Gobierno aporta una parte de la inversión. Cuando esto suceda aquí en México seguro se multiplicarán las compras, y no sólo de Bimbo sino de todas las empresas".

Sobre este punto detalla que en la actualidad, independientemente de las circunstancias económicas del país, no es práctico comprar un vehículo de esas características.

Argumenta que absorber todo este tipo de inconvenientes equivaldría a hacer el trabajo de los demás: "Somos una empresa que tiene compromiso con el medio ambiente, pero no a costa de una cantidad tan alta"



Descarga nuestra nueva App para iOS y Android



Comentarios



Publicidad

Compartir en redes sociales



Juarez independiente


 

Diseño de Aplicaciones Móviles