Weekly News

La opinión de:
Sergio Armendáriz
* Del miedo a la esperanza

22 de septiembre de 2009.

Hoy se presenta en Ciudad Juárez el ex alcalde de Medellín, Colombia, Sergio Fajardo, el título que encabeza esta entrega de opinión, está tomado del que corresponde a la conferencia que expondrá en nuestra frontera. Las referencias son realmente excepcionales.

Se habla de un hombre con oficio político privilegiado. Según algunos testimoniales de prensa, Fajardo cautiva sin apelar a pasiones ni a agresiones. No manipula, tiene carisma suficiente.

Nada que ver con el histrionismo y las ridículas estridencias de los políticos tradicionales. Su estilo es impecable y efectivo.

El lógico matemático parece poseer un estilo expositivo muy sólido. Hombre de fundamentos en el discurso; lo inamovible, primero y muy claro. Lo que no se pone en duda ni en riesgo es explícito. Luego, el problema: hay que darse el tiempo necesario para analizarlo desde todas las perspectivas, su adecuada comprensión ya representa la mitad de la solución.

Finalmente, la propuesta de trabajo recoge la misma lógica del análisis: a cada componente del problema le corresponde una intervención. El conjunto es una ecuación con las incógnitas identificadas y valoradas. Su resolución será el desenlace inevitable.



No hay improvisaciones ni suposiciones. Las equivocaciones se minimizan. Especialista en el tema de la violencia urbana, se dice en medios comunicativos diversos que Sergio Fajardo es reconocido por una sensatez que reemplaza a la malicia indígena, la inteligencia a la intuición, el análisis a la astucia; para estas visiones representa un auténtico político de talla Siglo XXI.

Continuando en la definición de su estilo personal, se observa a un profesional de la política donde no hay agresividad ni siquiera en el humor, No hay fracturas en su construcción teórica, no hay promesas fáciles ni engañosos halagos. No apela a regionalismos vanos, ni se pavonea con el lenguaje. Sin esoterismos ni prepotencias, su argumentación y su discurso son contundentes. Un liderazgo con mucha sencillez y cero alardes. Podría uno inquietarse con el academicismo en su gestión, si no estuviera Medellín. Ahí está la evidencia. Sí funciona. Sí recuperó la credibilidad, la autoestima. Priorizar la educación de semejante manera sí rindió frutos.

Los elementos de su ecuación administrativa sí condujeron a un dinamismo envidiable e irreversible. Por supuesto que debe haber debilidades y vacíos, pero, tal como lo señalan algunos analistas y comunicadores colombianos, anteponer la crítica al reconocimiento es mirar con ojos de mosca y no con los de abeja, la mirada de aquella se fija exclusivamente en lo descompuesto, por eso nunca crea nada, ni producirá miel alguna.

Los colombianos mismos son conscientes del permanente terror que genera la amenaza de su cruenta real-politik nacional así como de la especie de deporte favorito latinoamericano –quemar las esperanzas–, frustrando una moderna y refrescante manera de intentar una nueva vía de autocomprensión; sostienen que tras 60 años de violencia ciega, visto como un exitoso proceso auto-destructivo, por cierto, y la constante negación de opciones, es hora de dar un salto.

Quieren darse una verdadera oportunidad de transformación, creen realmente merecerla. No sólo eso, la consideran como la única alternativa. En Juárez es inaplazable un cambio de enfoque para enfrentar la criminalidad y la barbarie que se enseñorean sobre la sufriente y atemorizada población, es hora de poner énfasis en los impactos generosos de una modificación de mentalidades y hábitos, es más que evidente, el hecho de las limitadas posibilidades de los abordajes puramente policiacos de un problema mayor.

Bien por la iniciativa que busca propiciar un trascendente cambio social en lo que respecta a la cultura política, en medio de un escenario que desfallece en los cuestionables resultados de Operativos Conjuntos y de alarmantes niveles precoces de consumos alcohólicos y drogas que aquejan a un pavoroso horizonte colectivo.Veremos con muy buena expectativa la posibilidad que genere en Ciudad Juárez, esperando que prenda lo mejor de la propuesta fajardista.



Descarga nuestra nueva App para iOS y Android



Comentarios



Publicidad

Compartir en redes sociales



Juarez independiente


 

Diseño de Aplicaciones Móviles