Weekly News

La opinión de:
Edna Lorena Fuerte
* EL COSTO DE LA DEMOCRACIA

22 de septiembre de 2009.

El gobierno estatal ha anunciado la asignación de 300 millones de pesos para el Instituto Estatal Electoral, con el argumento de que dicho organismo debe garantizar la mayor probidad en el proceso electoral local del año entrante, por lo que se debe evitar la intrusión de capitales privados, con sus consabidos intereses, como marca la Ley Electoral vigente.

La democracia debe garantizarse, cueste lo que cueste, ha dicho nuestro gobernador. A nuestra muy particular consideración, esto es una grave falacia que se vale de la alta valoración en que se tiene a la consolidación democrática, para dilapidar recursos fundamentales en un momento crítico de la economía nacional, siendo que no es esa la forma de construir democracia, puntualicemos:

§ Nuestro régimen democrático está fundamentado en leyes que han sido promulgadas y aprobadas por las distintas fuerzas políticas, de modo que la sola penalización de recursos privados en las campañas electorales debe ser freno suficiente para que los partidos ajusten sus gastos a los presupuestos oficiales, y no por el contrario, motivación para que reciban más recursos del erario. Seguir las leyes no depende de que se tengan cómodas condiciones para hacerlo, sino de que se aseguren los mecanismos de vigilancia y fiscalización necesarios para que no se incurra en ilícitos.

§ La probidad de la autoridad electoral no dependen de la cantidad de recursos que recibe para su ejercicio, sino del adecuado apego a las leyes que realice, del reconocimiento de la incorruptibilidad de sus miembros y del ejercicio pleno de la transparencia y la rendición de cuentas en todos sus órganos, así como de la continua fiscalización de todas sus acciones. Nuestra democracia, que por supuesto que debe ser garantizada, no está en manos de lo que nos cueste el aparato electoral y los partidos políticos, sino del respeto pleno a su marco legal. En este punto es en el que se debe trabajar incansablemente.

§ En un momento crítico de nuestra economía nacional, con las proyecciones de recortes que se plantean para las entidades y siendo congruentes con la realidad que vive nuestra economía local, resulta un absurdo que se pretenda hacer una asignación tan alta al IEE, cuando es claro que la democracia, sobre todo los partidos, no deben ser aun más costos de lo que ya son para los ciudadanos, sino mucho más eficientes. Cada fuerza política debe demostrar que merece los recursos que los ciudadanos invertimos en ellos: los grandes partidos demostrando con hechos de gobierno sus aportaciones al desarrollo de nuestro estado, y los partidos minoritarios dando fe de su verdadera representatividad y construyendo, con propuestas reales, un panorama de pluralidad, dejando atrás la atroz costumbre de ser negocios particulares a costillas de la democracia. Necesitamos una democracia de calidad, no de cantidad.

Si nuestro gobierno piensa que va a demostrar su vocación democrática dilapidando recursos que bien podrían ser destinados a la creación de empleos o a las grandes necesidades de seguridad social de nuestro estado, se equivoca gravemente. Debería primero trabajar por darnos una autoridad electoral verdaderamente autónoma, con reconocimiento y credibilidad, que sea capaz de desligarse a los intereses sectarios a los que es sabido que obedece. Garantizar la probidad del proceso electoral de 2010 está en las leyes, no llenar las manos de unos cuantos con los recursos de los ciudadanos.

Soy Edna Lorena Fuerte y mi correo es [email protected] para sus comentarios. Gracias.



Descarga nuestra nueva App para iOS y Android



Comentarios



Publicidad

Compartir en redes sociales



Juarez independiente


 

Diseño de Aplicaciones Móviles