Weekly News

Regresa Manuel Zelaya a Honduras para dialogar

22 de septiembre de 2009.

El depuesto mandatario está en la embajada de Brasil, luego de un día lleno de confusión por su llegada al país

El derrocado presidente de Honduras, Manuel Zelaya, generó ayer una confusión y sorpresa entre la población -seguidores y detractores- al retornar a Tegucigalpa, mientras el gobernante de facto, Roberto Micheletti y los militares negaban su presencia en la capital.

El depuesto presidente dijo que regresó para "dialogar" y "diseñar un camino para retornar a la paz y la tranquilidad".

Jovial, con su acostumbrado sombrero de ala, camisa blanca y pantalón negro, Zelaya llegó silenciosamente a la embajada de Brasil, lo que después provocó el júbilo de miles de sus seguidores aglutinados en un frente de resistencia popular que exigen su regreso al poder desde el golpe de Estado.

La emisora Radio Globo, afín a Zelaya, dijo en principio que Zelaya había llegado bajo la protección de las Naciones Unidas, mientras que Micheletti afirmaba en otros medios que el depuesto presidente se encontraba en "una suite de un hotel de Nicaragua".

Luego, Zelaya confirmaba a través de su vicecanciller, Beatriz Valle, que estaba en Tegucigalpa.

La marcha de la resistencia, que iniciaba su protesta en el extremo suroeste de Tegucigalpa, al escuchar primero que Zelaya estaba en la Casa de las Naciones Unidas, cambió su plan y se dirigió a la sede de ese organismo.

La confusión fue mayor cuando la portavoz de las Naciones Unidas, Ana Elsy Mendoza, dijo a periodistas que no era cierto que Zelaya se encontrara en la sede de esa misión diplomática, aunque el dirigente popular Rafael Alegría reiteraba que el presidente sí se encontraba en Tegucigalpa.

La euforia de nuevo brotó entre los seguidores de Zelaya cuando su esposa, Xiomara Castro, confirmó que él estaba en la embajada de Brasil, que lo había visto y que "está muy bien y feliz de regresar a su país.".

La marcha de la resistencia de nuevo cambió de ruta y se dirigió a la delegación diplomática brasileña, donde, después de escuchar al presidente hablando por varios medios, pudieron verlo cuando asomó jubiloso por un balcón.

"¡Sí se pudo!, ¡Sí se pudo!", coreaban los seguidores de Zelaya, mientras la Policía comenzaba a movilizarse en la capital y un helicóptero de la misma institución sobrevolaba la zona donde se localiza la embajada de Brasil.

También agradeció al presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, por el apoyo que le brindó para llegar a Tegucigalpa.

PIDE MICHELETTI A EMBAJADOR DE BRASIL ENTREGAR A ZELAYA

Roberto Micheletti solicitó al embajador de Brasil que entregue a la justicia a Zelaya.

Micheletti dijo que Brasil debe entregar a Zelaya para que responda ante los tribunales de justicia por 18 cargos que hay en su contra, entre ellas abuso de autoridad y traición a la patria.

"Lo que sucede en Honduras es asunto que debemos resolver los hondureños", señaló Micheletti en clara alusión a las exigencias de la comunidad internacional, que se restituya a Zelaya ya que ayer la Organización de Estados Americanos exigió a las autoridades de facto el restablecimiento de Zelaya como presidente legítimo, así como el otorgamiento de plenas garantías de su integridad.

A raíz del regreso de Zelaya, Micheletti decretó un toque de queda en el país y anunció el cierre a partir de hoy, de los 4 aeropuertos internacionales.



Descarga nuestra nueva App para iOS y Android



Comentarios



Publicidad

Compartir en redes sociales



Juarez independiente


 

Diseño de Aplicaciones Móviles