Weekly News

Abren debate sobre reforma de salud en EU

23 de septiembre de 2009.

En busca de apoyo de sus compañeros demócratas y de una sola republicana, el líder del Comité de Finanzas del Senado abrió el martes un esperado debate sobre la reforma de salud, con nuevos planes de reducir costos a las familias de los trabajadores y de imponer nuevas obligaciones a la industria de seguros.

"Esta es nuestra oportunidad de hacer historia", dijo el senador demócrata Max Baucus, quien anunció que había añadido 50,000 millones de dólares al borrador de la legislación, para ayudar a las personas que se vean obligadas a comprar un seguro de salud.

Después de meses de retrasos ocasionados por el intento fallido de sostener conversaciones bipartidistas, la mayoría de los republicanos tuvo alguna muestra de cortesía con Baucus, pero luego, muchos se lanzaron a atacar la legislación que el senador adelantó la semana pasada.

El senador republicano Jon Kyl consideró que la medida constituye "un asalto pasmoso a nuestra libertad", pues ordena que los individuos y familias adquieran un seguro. Charles Grassley, el republicano de mayor rango involucrado en las negociaciones privadas, lamentó que los líderes demócratas hayan impuesto un plazo para septiembre.

Ello "ocasionó que concluyera nuestro trabajo bipartidista antes de que estuviera listo", dijo Grassley, quien consideró que la decisión de los demócratas fue absurda y "totalmente desagradable".

La republicana a quien Baucus ha buscado atraer, la senadora Olympia Snowe, dijo que la legislación representaba "un buen comienzo".

"Pero estamos lejos de la meta", advirtió.

El panel es el quinto y último que revisa la propuesta del presidente Barack Obama, quien busca una legislación amplia que reduzca el número de personas que carecen de seguro, amplíe la protección para quienes ya tienen cobertura y reduzca en general el crecimiento nocivo de los incrementos en los costos médicos en todo el país.

Baucus ha confiado en que el panel pueda completar el trabajo para el final de la semana, aunque más de 500 enmiendas estaban pendientes en la iniciativa que contempla una erogación de casi 900.000 millones de dólares a 10 años.

Se desconocía si el comité debatiría la decisión de Baucus, de no permitir que el gobierno venda seguros, compitiendo con la industria privada. Muchos demócratas liberales están a favor de la idea, al considerarla esencial para abatir costos, pero algunos moderados dentro del mismo partido se oponen, lo mismo que la totalidad de los republicanos.

El proyecto de Baucus convoca, en vez de ello, a que cooperativas sin fines de lucro compitan con la industria privada.

La aprobación de la legislación por parte del Comité de Finanzas allanaría el camino para emprender acciones en alrededor de una semana en el pleno senatorial. En la otra cámara del Capitolio, la mayoría de los demócratas trabaja en el mismo cronograma mientras presiona para que los representantes voten el proyecto.

Hasta ahora, los cuatro comités que han votado sobre el asunto han tenido posturas estrictamente apegadas a las líneas partidistas, y los líderes republicanos han hecho todo lo posible por no ayudar a que los demócratas y Obama tengan un logro significativo.

Pero Baucus, quien había declarado con frecuencia su deseo de tener una medida bipartidista, llevó su iniciativa más hacia el centro, ante la consternación de los demócratas. Los cambios que presentó parecieron destinados para atraer a los críticos dentro de su propio partido, sin alejar a Snowe. "Esta es nuestra oportunidad de hacer historia", dijo el senador demócrata Max Baucus, quien anunció que había añadido 50,000 millones de dólares al borrador de la legislación, para ayudar a las personas que se vean obligadas a comprar un seguro de salud.

Después de meses de retrasos ocasionados por el intento fallido de sostener conversaciones bipartidistas, la mayoría de los republicanos tuvo alguna muestra de cortesía con Baucus, pero luego, muchos se lanzaron a atacar la legislación que el senador adelantó la semana pasada.

El senador republicano Jon Kyl consideró que la medida constituye "un asalto pasmoso a nuestra libertad", pues ordena que los individuos y familias adquieran un seguro. Charles Grassley, el republicano de mayor rango involucrado en las negociaciones privadas, lamentó que los líderes demócratas hayan impuesto un plazo para septiembre.

Ello "ocasionó que concluyera nuestro trabajo bipartidista antes de que estuviera listo", dijo Grassley, quien consideró que la decisión de los demócratas fue absurda y "totalmente desagradable".

La republicana a quien Baucus ha buscado atraer, la senadora Olympia Snowe, dijo que la legislación representaba "un buen comienzo".

"Pero estamos lejos de la meta", advirtió.

El panel es el quinto y último que revisa la propuesta del presidente Barack Obama, quien busca una legislación amplia que reduzca el número de personas que carecen de seguro, amplíe la protección para quienes ya tienen cobertura y reduzca en general el crecimiento nocivo de los incrementos en los costos médicos en todo el país.

Baucus ha confiado en que el panel pueda completar el trabajo para el final de la semana, aunque más de 500 enmiendas estaban pendientes en la iniciativa que contempla una erogación de casi 900.000 millones de dólares a 10 años.

Se desconocía si el comité debatiría la decisión de Baucus, de no permitir que el gobierno venda seguros, compitiendo con la industria privada. Muchos demócratas liberales están a favor de la idea, al considerarla esencial para abatir costos, pero algunos moderados dentro del mismo partido se oponen, lo mismo que la totalidad de los republicanos.

El proyecto de Baucus convoca, en vez de ello, a que cooperativas sin fines de lucro compitan con la industria privada.

La aprobación de la legislación por parte del Comité de Finanzas allanaría el camino para emprender acciones en alrededor de una semana en el pleno senatorial. En la otra cámara del Capitolio, la mayoría de los demócratas trabaja en el mismo cronograma mientras presiona para que los representantes voten el proyecto.

Hasta ahora, los cuatro comités que han votado sobre el asunto han tenido posturas estrictamente apegadas a las líneas partidistas, y los líderes republicanos han hecho todo lo posible por no ayudar a que los demócratas y Obama tengan un logro significativo.

Pero Baucus, quien había declarado con frecuencia su deseo de tener una medida bipartidista, llevó su iniciativa más hacia el centro, ante la consternación de los demócratas. Los cambios que presentó parecieron destinados para atraer a los críticos dentro de su propio partido, sin alejar a Snowe.



Descarga nuestra nueva App para iOS y Android



Comentarios



Publicidad

Compartir en redes sociales



Juarez independiente


 

Diseño de Aplicaciones Móviles