Weekly News

Micheletti dispuesto a conversar con Zelaya

23 de septiembre de 2009.

Ayer las fuerzas de seguridad reprimieron a manifestantes que estaban afuera de la embajada brasileña.

El presidente del Gobierno de facto de Honduras, Roberto Micheletti, está dispuesto a conversar con el depuesto mandatario, Manuel Zelaya, para resolver la crisis que vive este país si éste reconoce la convocatoria de las elecciones para el 29 de noviembre.

"Estoy dispuesto a discutir cómo resolver la crisis política (...), estoy listo para conversar con el señor Zelaya siempre y cuando reconozca explícitamente las elecciones del 29 de noviembre", dijo el canciller del Gobierno de facto, Carlos López, al dar lectura en televisión de un mensaje de Micheletti.

Por la tarde, el depuesto presidente, Manuel Zelaya, advirtió que si las fuerzas de seguridad entran a la embajada de Brasil para detenerlo sería un error de "muy graves consecuencias" para el Gobierno de facto, que reiteró por su parte que no lo hará.

"Si se cometiera un error de esa naturaleza, sería otra sumatoria de errores muy grave, de muy graves consecuencias para ellos", dijo Zelaya a medios locales en declaraciones telefónicas desde esa legación diplomática, donde se encuentra refugiado.

"Me parece que sería un error imperdonable, es como un autosuicidio (sic); si ya el régimen golpista está condenado por el mundo, después de esto no sólo va a ser condenado, sino que va a ser repudiado internamente, estaría autoflagelándose con esto", dijo.

Por su parte, Roberto Micheletti manifestó: "Le digo públicamente al presidente Lula da Silva: nosotros vamos a respetar su sede porque esa es tierra del Brasil y la vamos a respetar, siempre y cuando ellos contesten a nuestras peticiones".

La vicecanciller del Gobierno de Micheletti, Martha Alvarado, reiteró, en un mensaje por televisión y radio, que "no se ha pensado, ni se hará, ningún allanamiento en la embajada del Brasil en Honduras para rescatar de ahí al señor Zelaya", sobre quien pesa una orden de captura por delitos políticos y comunes.

Alvarado dijo que ayer la cancillería hondureña pidió al Gobierno de Brasil que clarifique "el estatus del señor Zelaya dentro de la embajada, en el sentido de que él deberá ser o entregado a los tribunales de justicia o ser llevado del país por medio de la embajada del Brasil", como asilado político o en otra condición.

REPRIMEN A MANIFESTANTES

Después que el depuesto mandatario anunciara su llegada al país, el Gobierno que encabeza Roberto Micheletti decretó un toque de queda, que algunos de sus simpatizantes obviaron para acercarse a los alrededores de la embajada, donde mantuvieron enfrentamientos con la Policía.

"En este marco, fuerzas policiales y militares reprimieron a los manifestantes en la zona de la embajada, aplicando uso excesivo de la fuerza, utilizando bombas lacrimógenas y balas de goma", denunció la Comisión Interamericana de Derechos Humanos.

Una organización hondureña y otras más No Gubernamentales denunciaron que se producen centenares de detenciones arbitrarias y violaciones de los derechos humanos en el país desde que Manuel Zelaya regresó.

Además, el toque de queda se prolongó por 12 horas a partir de las 18:00 hora local (00:00 GMT), hasta las 06:OO horas del miércoles (12:00 GMT).

Suspende Insulza viaje El titular de la Organización de Estados Americanos, José Miguel Insulza, suspendió ayer su visita a Honduras debido al cierre de aeropuertos ordenado por el Gobierno de facto tras el regreso del despuesto presidente Manuel Zelaya.

En una entrevista a la radiodifusora chilena Cooperativa desde Nueva York, el secretario general de la OEA informó su decisión de postergar su viaje a Tegucigalpa. "A mí me hubiera gustado ir hoy. Desgraciadamente hoy cerraron los aeropuertos así es que el vuelo ha sido cancelado", explicó Insulza a la emisora, de acuerdo con la edición electrónica del diario La Nación.

El secretario general de la OEA, Jose Miguel Insulza, consideró que es una "gran oportunidad" la presencia en Honduras del depuesto presidente Manuel Zelaya para conseguir un arreglo pacífico a la situación en ese país.

"La población y las autoridades del Gobierno de facto se habrán dado cuenta de que después de tres meses (del golpe de Estado que derrocó a Zelaya) no hay un solo país que los reconozca", manifestó en una rueda de prensa en Nueva York.



Descarga nuestra nueva App para iOS y Android



Comentarios



Publicidad

Compartir en redes sociales



Juarez independiente


 

Diseño de Aplicaciones Móviles