Weekly News

Quiere reconciliarse con México

24 de septiembre de 2009.

Es la diferencia entre la Mónica Naranjo (Figueras, España, 23 de mayo en 1974) veinteañera y la de 35 años que vuelve a la música luego de un lustro de retiro voluntario

“Había decidido abandonar la música porque dejó de tener sentido para mí y me fui con la incertidumbre de no saber si volvería”.

En el camino de regreso perdió su “inocencia” (cosa que añora) pero ganó experiencia (impuso dos condiciones para recontratarse con Sony: que su primer disco fuera un concierto sinfónico y que se grabara en el Distrito Federal). Estará pues en el Teatro de la Ciudad tras siete años de no presentarse en México con su gira Adagio para interpretar sus canciones más populares acompañada por músicos filarmónicos: “Es que mi formación es clásica, estudié en Conservatorio y me apetecía regresar a ello”.

Mónica viene en plan de reconciliación con el público mexicano, luego de las declaraciones que hizo a finales de los 90 a la revista Rolling Stone. Aquella vez dijo que ella había revolucionado el mercado musical mexicano, donde sólo se escuchaban rancheras y norteñas.

´Desde aquella supuesta declaración en la que menospreciabas el ambiente musical de México, tu relación con el público de aquí ha sido amor de lejos.

Es que uno tiene que sobrevivir a los personajes, incluso a los que uno mismo inventa. Cuando regresé a la industria quedó clarísimo que había superado lo de los personajes. Y aquella cuestión con México la asumo como una de las cosas de la vida, a todos nos toca vivir cosas indigestas en algún momento y esta fue una de ellas.

´Ahora vendes más discos en España que en México. ¿Qué se siente ser profeta en su tierra?

Me siento realizada pero siempre me he considerado artista mexicana. Siendo española soy artista mexicana. Y podríamos decir que he conquistado España.

´Tarántula no alcanzó Disco de Oro en México, ¿merecía una mejor suerte?

No hemos terminado con él. Seguramente lo alcanzaremos. El problema es que no he tenido la oportunidad de hacer promoción en México.

“Los últimos siete años han sido una vorágine en España, un despertar inusitado porque edité el disco de manera independiente y de pronto me encuentro otra vez firmando contrato con la disquera que grabó mi primer disco.

´Visto a la distancia, ¿qué tienes a tus 30 que no tuviste en los 20?

Las experiencias son las que te curten. A mí me han pasado cosas muy duras y otras muy buenas. Si lo ponemos en una coctelera, el resultado es una persona que sabe lo que quiere o lo que no quiere. Y lo que quiero es ser feliz, sentirme realizada pero con equilibrio.

“A los 20 años le haces caso a los cuatro sivergüenzas que te dicen que tu carrera es lo primero, pero no es cierto, te engañan porque cuando llegas a casa te sientes sumamente vacía y fría y no tienes ni un perro que te ladre.

“Con 30 años sé que una carrera no te da calor y que no se va a tomar una cerveza contigo cuando necesitas un amigo. Para mí, el trabajo no es lo primero, lo primero soy yo.

´En tu página defines cada disco como una época, Tarántula es la libertad. ¿De qué cadenas te has liberado?

Cuando decidí dejar la música pedí mi carta de retiro a la disquera y me la negaron durante dos años. Pero aproveché ese tiempo para empezar a vivir, descubrir a mi familia, cuidar a mi hijo.

“Una noche mi esposo me dijo: ‘Yo respeto cualquier decisión siempre y cuando la tomes desde el sentido común”. En ese momento me di cuenta de que yo no quería llegar a los 40 con la frustración de no hacer música.

´El disco Chicas Malas aparece en la etapa que defines como “La imposición”. ¿Qué te faltó en aquella época para sobreponerte a ella?

Cojones. Perdón por ser maleducada pero esos me faltaron, para negarme a hacer algo que yo no quería aunque me prometiera el oro y el moro, pero supongo que hubiera provocado un Golpe de Estado en la antigua Sony y supongo que estaba cansada de ir siempre contracorriente. Ahora no lo aceptaría, aunque me prometieran que venderé millones de copias. Creo que tengo demasiados (cojones), ja.

´Ese mismo disco tuvo una versión en inglés que calificas “Waste of time” (Tiempo basura)...

Nunca recuperaré ese tiempo pero ahora entiendo que hay cosas que no se pueden digerir y que si no puedes tragarlo, no hay que comerlo.

´Al primer disco lo nombras “La inocencia” ¿Ya perdiste tu inocencia?

¡Desgraciadamente la perdí toda! Es como quien tiene relaciones sexuales por primera vez.



Descarga nuestra nueva App para iOS y Android



Comentarios



Publicidad

Compartir en redes sociales



Juarez independiente


 

Diseño de Aplicaciones Móviles