Weekly News

Retrasa la burocracia análisis de influenza A

27 de septiembre de 2009.

El Centro para la Prevención y Control de Enfermedades (CDC) de Estados Unidos con sede en San Diego criticó los obstáculos que hay en México para el envío de muestras de pacientes afectados por influenza A H1N1 a la Unión Americana.

Reportó que en marzo pasado, luego de México notificara el incremento de casos y muertes por enfermedades respiratorias, el CDC intentó obtener muestras de algunos de estos pacientes, sin embargo, cuestiones administrativas obstaculizaron este acceso.

Incluso, el director de la Estación de Cuarentena de este centro, Stephen Waterman, indicó que durante los primeros días de la epidemia las muestras tardaban hasta una semana en llegar a Estados Unidos para su análisis debido a la falta de coordinación entre diferentes organismos mexicanos, como la Cofepris, la dirección de aduanas, los gobiernos estatales, entre otros.

"Cuando supimos de los primeros muertos por enfermedades respiratorias (en marzo), había esfuerzos de obtener muestras de tejidos, pero las demoras internas, el envío de las muestras de los estados a la Ciudad de México y hacia afuera, demoró una semana quizá, fue muy amplia la demora y posteriormente, ya conocida la emergencia y con el decreto presidencial disponible aun así hubo una demora de casi 48 horas", indicó Waterman en el marco del seminario "Pandemia: preparación, comunicación y prevención", organizado por el Instituto de las Américas.

Según Sonia Montiel, coordinadora binacional de laboratorios del CDC San Diego, recomendó modificar estos procesos, en donde un área de Gobierno debe autorizar a otra para poder sacar las muestras del país.

"Recomendamos una intercomunicación más estrecha, de forma electrónica por ejemplo, entre las diferentes agencias de Gobierno para coordinar esfuerzos y apoyos, cuando se requieren esfuerzos conjuntos", dijo.

Menos de 24 horas después de haber sido declarada la alerta en México, un grupo del CDC, encabezados por Waterman y Montiel, viajaron a México para trabajar en conjunto con funcionarios de la Secretaría de Salud.

Por otra parte, funcionarios del Departamento de Salud y del Centro de Control y Prevención de Enfermedades (CDC) de Estados Unidos coincidieron en que la segunda ola de la epidemia de influenza A H1N1 podría ya haber iniciado en Norteamérica.

Por separado, el director de la División de Influenza y Enfermedades Emergentes del Departamento de Salud de Estados Unidos, Michael Perdue, y el titular de la Estación de Cuarentena del CDC de San Diego, Stephen Waterman, informaron que el incremento de casos en el Sureste de Estados Unidos y en México son indicadores del inicio de la segunda etapa de la pandemia.

"Yo creo que estamos a principios de la segunda ola en Norteamérica, en México, en Estados Unidos y Canadá", afirmó Waterman .

Aunque descartó hacer una estimación sobre la afectación que podría tener esta nueva etapa de la pandemia, confió en que el virus se comporte de manera similar a lo ocurrido en el cono Sur, en donde la temporada invernal sí trajo un aumento en la demanda de atención médica, pero no se alcanzó el número de muertos que en un inicio se había considerado.

En tanto, según Pardue, uno de los cuestionamientos que plantea la llegada de la segunda ola es si la aplicación de vacunas contra la influenza A H1N1 será lo suficientemente oportuna para mitigar la enfermedad.



Descarga nuestra nueva App para iOS y Android



Comentarios



Publicidad

Compartir en redes sociales



Juarez independiente


 

Diseño de Aplicaciones Móviles