Weekly News

Suman 119 muertos por tsunami en Pacífico Sur

1 de octubre de 2009.

Autoridades de socorro llevaban ayer apresuradamente comida, medicamentos y una morgue temporal a las Samoas, luego que un poderoso terremoto desatase un tsunami que arrasó aldeas y mató al menos a 119 personas.

Sobrevivientes se trasladaron a áreas altas para escapar de las olas en las islas del Pacífico Sur luego que el sismo de 8 grados de magnitud azotase a las 6:48 a.m. del martes.

Una alta funcionaria de desastres de Samoa informó que la cifra de muertos en esa nación subió a 83, y agregó que se espera encontrar más cadáveres al reanudarse las tareas de búsqueda.

El nuevo conteo en Samoa eleva el total a 119. Al menos 30 personas murieron en Samoa Estadounidense y otras seis en la cercana Tonga.

Filomina Nelson dijo a la Radio Nacional de Nueva Zelanda que la mayoría de los cadáveres era de ancianos y niños pequeños. Nelson dijo que todos los poblados y sitios turísticos en la costa Sur de Upolu, la principal isla samoana, "están destruidos".

Cuatro olas de tsunami de entre cuatro y seis metros de altura llegaron a las costas de la Samoa Estadounidense 15 minutos después del terremoto, ingresando hasta 1.5 kilómetros tierra adentro, dijo Mike Reynolds, supervisor del Parque Nacional de Samoa Estadounidense, de acuerdo con una portavoz del servicio de parques.

El epicentro se localizó a 200 kilómetros de Samoa, una nación insular de 220 mil habitantes a mitad de camino entre Nueva Zelanda y Hawai, y a 190 kilómetros de la vecina Samoa Estadounidense, un territorio de Estados Unidos con 65 mil habitantes.

Aviones de transporte militar cargados de personal médico, alimentos, agua, medicinas y otros suministros llegaron a las islas.

El primer ministro interino de Nueva Zelanda, Bill English, dijo que tiendas de campaña, camillas, la morgue temporal y un equipo de identificación de cuerpos fueron enviados a Samoa luego de un "pedido específico" de funcionarios locales, que están "muy preocupados por la creciente cifra de muertes".

Dificultadas por cortes de electricidad y comunicaciones, las autoridades se esforzaban por determinar la pérdida de vidas y los daños.

En Washington, el presidente Barack Obama declaró situación de desastre para Samoa Estadounidense.

El primer ministro samoano Tuilaepa Sailele Malielagaoi viajó ayer de Auckland, Nueva Zelanda, a la capital samoana de Apia.

"Se ha perdido tanto. Ha muerto tanta gente", dijo conmovido a los periodistas a bordo. "Estoy muy entristecido por toda esa pérdida".

Malielegaoi dijo que su propio pueblo de Lepa fue destruido. "Afortunadamente, la alarma sonó en la radio y dio tiempo a la gente para trepar a terreno elevado", dijo. "Pero no todos escaparon".



Descarga nuestra nueva App para iOS y Android



Comentarios



Publicidad

Compartir en redes sociales



Juarez independiente


 

Diseño de Aplicaciones Móviles