Weekly News

Rescatan vivo a adolescente entre escombros en Indonesia

2 de octubre de 2009.

Rescatistas sacaron con vida a un adolescente de los escombros de su escuela derrumbada, aproximadamente 40 horas después de que un terremoto poderoso devastara el oeste de Indonesia, mientras en otro lugar escuchaban el viernes pedidos de ayuda de gente atrapada bajo un hotel colapsado.

Dos días después que el sismo de magnitud 7.6 derribó miles de edificios en la isla de Sumatra, el gobierno dijo que puede haber hasta 3.000 personas atrapadas bajo los escombros. Había por lo menos 715 muertos, según las últimas cifras oficiales. Los paramédicos tendían decenas de cadáveres, y el hedor de los cuerpos en descomposición impregnaba el aire.

El inusual éxito en el rescate del joven revigorizó la búsqueda frenética de más sobrevivientes en Sumatra, una isla densamente poblada de la empobrecida nación donde los desastres naturales son comunes.

Equipos médicos, perros de búsqueda, excavadoras y suministros de emergencia fueron transportados el viernes en aeronaves a Sumatra, en la costa oeste de Indonesia, para apuntalar el esfuerzo de rescate.

Un cálculo de la Organización de Naciones Unidas dice que hasta 1.100 personas habrían muerto.

La falta de maquinaria pesada ha hecho casi imposible levantar losas gigantes de concreto de edificios derrumbados, dijeron funcionarios.

Los cadáveres aplastados han comenzado a descomponerse en el calor tropical y familiares están realizando arreglos para funerales masivos en mezquitas locales.

Con comunicaciones y electricidad aún fuera de servicio en muchas áreas, el combustible está siendo racionado para ser utilizado en el esfuerzo de localización de miles de desaparecidos.

"El equipo pesado y los rescatistas son nuestra prioridad", dijo Priyadi Kardono, vocero de la agencia nacional de atención de desastres. "Debemos darles acceso total para permitirles llegar rápido a las víctimas", señaló.

Veintiocho toneladas de suministros, incluido agua, medicamentos y provisiones básicas de alimento, llegaron vía aérea a aeropuertos regionales para ser distribuidos a los necesitados. Se entregaron tiendas de campaña a algunas de las decenas de miles de personas que se quedaron sin vivienda, agregó Kardono.

Rusia envió cargas de suministros, junto con médicos y enfermeras para que atiendan a heridos graves, y perros entrenados se unieron a la búsqueda de quienes pudieran estar con vida bajo los escombros.

Quienes también han donado millones de dólares en suministros y asistencia financiera han sido gobiernos e instituciones caritativas de Australia, China, Alemania, Japón, la Unión Europea, Malasia, Singapur, Suiza y Estados Unidos, dijeron funcionarios indonesios.

Al parecer el área más dañada es la capital provincial de Sumatra Occidental, Padang, una ciudad de 900.000 habitantes donde se han recuperado al menos 376 cuerpos.



Descarga nuestra nueva App para iOS y Android



Comentarios



Publicidad

Compartir en redes sociales



Juarez independiente


 

Diseño de Aplicaciones Móviles