Weekly News

Baja letalidad de la influenza en el país

4 de octubre de 2009.

Mientras que entre abril y mayo murió el 2.2 por ciento de los casos que se confirmaron, para el 22 de septiembre la cifra se había reducido al 0.8 por ciento, de acuerdo a cifras de la Secretaría de Salud.

La letalidad de esta enfermedad varía según el estado de residencia de los enfermos. En el Estado de México y Aguascalientes es superior al 3 por ciento, y en Quintana Roo, Nuevo León y Veracruz, es inferior al 0.2 por ciento.

En dos de los estados en donde actualmente se reporta mayor presencia del virus, el Distrito Federal y San Luis Potosí, la tasa de letalidad es del 1.8 y .5 por ciento, respectivamente.

Por su parte, el titular de la Comisión Nacional de Arbitraje Médico, Germán Fajardo, publicó un estudio en la revista Salud Pública de México, en donde atribuye la alta mortalidad del nuevo virus durante los primeros días de la epidemia a la tardanza en recibir atención médica oportuna.

Ahí, asegura que sólo en un 17 por ciento de las personas que murieron en los primeros 2 meses de la epidemia recibió atención hospitalaria en las primeras 72 horas, tras el inicio de los síntomas.

En tanto, el 42% de las defunciones ocurrió en las primeras 72 horas de internamiento "lo que puede tener relación con la demora para recibir atención hospitalaria", indica.

Asocia también las primeras muertes por influenza A H1N1 a la presencia de comorbilidades (proporción de personas que se enferman en un sitio y tiempo determinado) en las víctimas.

"La comorbilidad que se presentó en los casos se relacionó principalmente con trastornos metabólicos, obesidad y diabetes mellitus. Cerca del 60% de las personas que fallecieron tenía algún padecimiento diagnosticado de forma previa y la mitad de ellas mostraba más de un trastorno adjunto o comorbilidad múltiple", plantea.

Conforme avanzaron las semanas y la presencia del virus en el país, esta situación también se transformó. Según los últimos datos difundidos por la Secretaría de Salud, el 32.6 por ciento de los fallecidos tenía una enfermedad metabólica, 23.7 por ciento fumaba y 15.3 por ciento presentaba padecimientos cardiovasculares.

El 8.9 por ciento de los 236 fallecidos tenía alguna enfermedad de tipo respiratorio, el 6.8 por ciento una infección y el 1.3 por ciento presentaba cáncer.

La característica que se ha mantenido desde el inicio de la epidemia, es el grupo de edad que resulta más afectado, de entre 20 y 50 años de edad.

En la primera estadística que la Ssa dio al respecto, la del 22 de mayo, se establecía que el 28.8 por ciento de las víctimas tenía entre 20 y 29 años de edad. En cifra se ha reducido al 20.8 por ciento, sigue siendo uno de los grupos que concentran más muertes.

En el último reporte, del 1 de octubre, se establece que el grupo de entre 40 y 49 años de edad presenta más decesos, con el 23.3 por ciento.



Descarga nuestra nueva App para iOS y Android



Comentarios



Publicidad

Compartir en redes sociales



Juarez independiente


 

Diseño de Aplicaciones Móviles