Weekly News

Se fue ‘despacio y al amanecer’

5 de octubre de 2009.

Argentina se quedó sin voz y Latinoamérica dolorosamente ronca. La vida de Mercedes Sosa, se apagó en la madrugada del domingo a los 74 años de edad, después de una larga agonía.

Como si hubiese escogido su versión de Zamba Para No Morir, porque "la historia la recordará en vida", una verdadera multitud pasó por la capilla ardiente levantada en el Congreso nacional de este país.

Afectada por una dolencia hepática que le había dañado riñones y pulmones, "La Negra", se encontraba internada desde el pasado 18 de septiembre, pero fue desde el pasado lunes cuando se conoció el agravamiento de su estado de salud en que miles y miles de sus seguidores esperaban "el milagro" de su recuperación. Según su última voluntad, sus restos serán cremados y esparcidos en su provincia natal, Tucumán, en Mendoza (donde vivió durante años) y en Buenos Aires.

Llevaba más de 60 años arriba de los escenarios, y ya a los 15 años había ganado un concurso de canto en la Radio Nacional de su natal Tucumán, pero fue en 1965, en que se había convertido en una de las máximas expresiones del Nuevo Canto Argentino, uno de los más importantes movimientos del folclore nacional.

Militante de izquierdas, exiliada durante la última dictadura militar, su verdadera dimensión artística cobró fuerza a partir de 1982, a su regreso a Argentina, cuando incursionó en el rock, en el tango y en otros ritmos latinoamericanos.

Prestando su voz inconmensurable a autores como Violeta Parra, Víctor Jara, Chico Buarque, Pablo Milanés, Silvio Rodríguez, León Greco o Caetano Veloso, recorrió los escenarios del mundo, de donde recibió las más altas distinciones.

Desde embajadora Cultural de la UNESCO hasta integrar un incunable producido por la Conferencia Mundial de mujeres, titulado Global Divas, en el que su voz aparece entre las más grandes de la historia junto a Edith Piaff, Marlene Dietrich, Amalia Rodrigues, Lucha Reyes, Miriam Makeba, Celina González, Marian Anderson, Aretha Franklin, Elis Regina, Maria Bethânia y Gal Costa.

Flores, escenas de congoja y mucho silencio, eran las escenas de ayer domingo a lo largo de la fila para darle el último adiós a sus restos en las puertas del Congreso. "Quería creer que se iba a mejorar. Quería festejar mi cumpleaños brindando por su salud y acá estoy aquí parada, esperando para decirle gracias. Me dio alegría cuando tenía tristezas, me dio esperanza cuando mi vida era oscura y me hizo conocer la libertad cuando vivíamos en opresión", resumía entre lágrimas Belén Rivolta, docente de 44 años, mientras esperaba su turno para pasar frente al ataúd y se enjugaba las lágrimas.

Personalidades de la cultura, cantantes -mucho de los cuales habían grabado con ella- no dejaron de recordarla con afecto y resaltar "su grandeza como artista y como persona, su generosidad y su ganas de vivir en libertad", según Víctor Heredia, autor de Razón de Vivir.

No faltó quien a lo largo de la fila recordara que ahí también fue velado Atahualpa Yupanqui: "La raíz del folklore argentino, mientras la negra fue las ramas y las flores".

Heredia por su parte intentó corregir: "ella siempre será un retoño". Que seguramente florecerá como lo hizo en vida no sólo en el folklore, sino también en el rock, en el tango y en diversos géneros musicales.

"La Voz de América", como se la solía presentársela en Europa o en Israel, el símbolo de la canción comprometida y solidaria, llevaba tiempos con su Corazón Libre, afectado, Sitiado, mientras luchaba por no entregarse, como mandaba uno de sus recordados temas. En eso estaban sus miles de seguidores desde hace días. Pidiéndole que no se rindiera, pero no pudo ser. "La Negra", pareció cantar por última vez su inolvidable Gracias a la Vida y el dolor de un país y de una legión de seguidores en todo el mundo se transformó en un respetuoso silencio, y como ella solía decir. "Cuando crece el silencio es la boca del pueblo que sale a cantar



Le Lloran cantando El velorio de Mercedes Sosa se transformó en una espontánea y emotiva serenata que miles de voces le brindaron a la querida artista que supo convertirse en uno de los máximos símbolos del folklore latinoamericano.

No había mejor modo de despedir a "La Negra" que con música, y eso lo supo Peteco Carabajal cuando al pie del féretro abrazó su guitarra y cantó a la tierra en donde hace 74 años nació una argentina que conquistaría con su voz al mundo.

"Mas cuando salga la Luna, cantaré, cantaré, a mi Tucumán querido.", entonó el folclorista con un dejo de tristeza en sus acordes, y de inmediato el salón del Congreso donde era velada la artista se convirtió en un coro multitudinario.

Zambas y chacareras ya no cesaron mientras continuó el desfile de miles de personas que interrumpieron la placidez de este soleado domingo para participar en un velorio popular y masivo en honor a la cantante más importante que ha tenido este país.



Las canciones sonaban a sentidos y espontáneos rezos que erizaban la piel por el doloroso significado que hoy alcanzaban estrofas como "Te vas Alfonsina con tu soledad." o "Gracias a la vida, que me ha dado tanto.".

"Mercedes es para América Latina lo que Edith Piaf para Francia", explicaba Sofía Aguad, una mujer de 56 años que abandonó el almuerzo familiar para despedir a la artista que, como a muchos, con sus canciones le hizo más llevadero el exilio que sufrió durante la dictadura.

"Era la mamá de todos los artistas argentinos", decía un acongojado Piero, mientras se posaba al lado de la bandera argentina y los cuatro cirios que custodiaban el féretro en el que yacía Sosa.

Por el salón pasaron jóvenes, viejos y familias enteras, argentinos y extranjeros que acariciaban las manos entrecruzadas de "La Negra", le besaban la frente, le cantaban pedacitos de canciones al oído o le entregaban mensajes.

Como una mujer que esperó paciente el lento andar de la fila para dejar un ramito de claveles y un mensaje escrito: "Duerme, negrita, mil gracias por la música", que resumía el sentir de muchos de sus admiradores



Descarga nuestra nueva App para iOS y Android



Comentarios



Publicidad

Compartir en redes sociales



Juarez independiente


 

Diseño de Aplicaciones Móviles