Weekly News

Cancelan búsqueda de desaparecidos en Indonesia

5 de octubre de 2009.

Trabajadores de rescate cancelaron el lunes la búsqueda de vida bajo los escombros dejados por un terremoto fuerte, enfocando sus esfuerzos en llevar ayuda a los sobrevivientes en poblados y colinas en el occidente de Indonesia, a pesar de ser obstaculizados por lluvias torrenciales.

"Las probabilidades de sobrevivir estando atrapados sin agua y alimentos bajo los escombros durante tanto tiempo son imposibles para ahora", dijo Gagah Prakoso, un vocero de la Agencia Indonesia de Búsqueda y Rescate. "Así que vamos a acelerar la búsqueda de cadáveres y limpieza de ruinas con máquinas excavadoras", señaló.

Se espera que la cifra de muertos por el terremoto de magnitud 7.6 del miércoles en la isla de Sumatra se eleve a miles una vez que se declare muertos a los desaparecidos. La ONU ha dicho que fallecieron 1,100 personas, mientras que la cifra oficial del gobierno es de 603.

Ignacio León, jefe de la agencia humanitaria de la ONU en Indonesia, dijo a la AP que el enfoque ya no es encontrar sobrevivientes (sepultados) y "estamos apoyando al gobierno ahora más en la parte de ayuda".

El sismo subacuático devastó 10 distritos en la provincia de Sumatra Occidental, incluida la capital, Padang, una ciudad de 900,000 residentes donde decenas de edificios altos, incluidos hoteles, un centro comercial, mezquitas y escuelas se derrumbaron.

Además el sismo originó enormes desplazamientos de tierra en las colinas del distrito de Pariaman, donde villas enteras fueron arrastradas.

Hiroaki Sano, jefe del Equipo de Rescate de Desastres de Japón, dijo que los equipos internacionales de búsqueda y rescate estaban terminando sus operaciones y preparándose para regresar a casa.

"Llegamos aquí rápidamente, pero no hemos encontrado ningún sobreviviente. Las primeras 100 horas son cruciales", subrayó.

El ministro de gobierno Aburizal Bakrie dijo a reporteros que se requerían 600 millones de dólares para reparar infraestructura. Inicialmente había señalado una cifra de 400 millones, aumento el cálculo después de que se hizo clara la escala del desastre.

Ha llegado poca ayuda a comunidades remotas en Pariaman ya que muchos caminos y puentes fueron destruidos.

Lluvias fuertes la noche del domingo ocasionaron aludes el lunes, pero no se reportaron víctimas, según Prakoso. No obstante, la mayoría de los equipos de ayuda fueron obligados a quedarse en Padang debido a la lluvia.

Las autoridades están usando helicópteros para transportar ayuda y llevar heridos a hospitales, agregó el portavoz.

La Agencia de Meteorología y Geofísica advirtió que podrían registrarse en la región vientos fuertes y tormentas en los próximos dos días.

"La gente que vive alrededor de colinas deben permanecer alertas por potenciales aludes debido a la muy intensa lluvia", señaló el vocero de la agencia, Hari Tirto.

En Padang, cientos de niños fueron a clases el lunes en tiendas de campaña instaladas en la zona de Indonesia sacudida por un fuerte terremoto para recibir apoyo psicológico sobre las pérdidas de seres queridos y de sus viviendas, mientras las autoridades trataban de restaurar la normalidad después del desastre.

UNICEF proporcionó tiendas de campaña y suministros básicos para escuelas en tres de 10 distritos a lo largo de la costa occidental de la isla de Sumatra que fue sacudida el miércoles por un terremoto de magnitud 7,6 que se cree mató a miles de personas.

Entre más de 180.000 edificios destruidos o dañados severamente se encuentran cientos de escuelas, dijo la Agencia de Atención de Desastres de Indonesia.

La reanudación de clases fue mayormente simbólica, dando simplemente a algunos cientos de niños la oportunidad de reunirse con maestros y de recibir atención en el proceso de asimilación del trauma de días recientes, incluida la muerte de familiares y la perdida de sus viviendas.

"El gobierno ha pedido que se reanuden las clases tan pronto como sea posible para que ellos (los niños) puedan crear cierta normalidad", dijo Amson Simbolon, funcionario de educación de la UNICEF, mientras comenzaban las clases de matemáticas para cerca de 300 estudiantes en una escuela muy dañada de Padang, la ciudad más castigada por el movimiento telúrico.

La agencia de la ONU ha proporcionado 15 tiendas de campaña, cada una con capacidad para entre 50 y 60 niños, y está enviando otras 220 por embarcación desde la capital, Yakarta, señaló Simbolon.

"Muchas escuelas están dañadas y la situación es mala", agregó.

El gobierno había señalado que había 715 muertos y 3,000 desaparecidos, pero el domingo revisó sus números y dijo que había 603 muertes confirmadas y 960 personas desaparecidas, presumiblemente muertas.

Entre los desaparecidos hay más de 600 que fueron sepultados vivos por aludes en cuatro villas en las colinas del distrito de Padang Pariaman. Entre las víctimas están de 200 a 300 invitados a la fiesta de una boda en la villa de Jumanak.

El restaurante donde se realizaba la fiesta estaba dañado pero mayormente intacto. Una rebanada de pastel estaba en un plato, cubierta de moscas. Al parecer los invitados murieron cuando corrieron afuera del local y fueron arrastrados varios metros por el alud.

Iseh, un niño de 15 años, dijo que su hermana, Ichi, era la novia. Ella, el novio y la mayoría de los invitados murieron.

El adolescente agregó que Ichi, de 19 años, vino a la villa para su boda.

"Cuando llegó el derrumbe, la fiesta había apenas terminado. Escuché un sonido fuerte de la avalancha. Corrí hacia afuera y vi caer los árboles", comentó Iseh, quien al igual que muchos indonesios sólo utiliza un nombre.

"Intenté colocarme frente a la casa con mis hermanos. Teníamos mucho miedo. Los aludes comenzaron a llegar por todos lados. Yo corrí y luego esperé", agregó.



Descarga nuestra nueva App para iOS y Android



Comentarios



Publicidad

Compartir en redes sociales



Juarez independiente


 

Diseño de Aplicaciones Móviles