Weekly News

Critican lujos de embajadas y Cancillería los justifica

5 de octubre de 2009.

Integrantes de la Comisión de Relaciones Exteriores del Senado criticaron ayer los gastos excesivos de las Embajadas de México y se pronunciaron por la aplicación de una política de austeridad

Ayer se publicó que los diplomáticos trabajan en oficinas por las que pagan miles de dólares de renta, viven en lujosas residencias y tienen a su servicio automóviles último modelo.

Carlos Jiménez Macías, senador del PRI, calificó de inadmisible que el servicio exterior no sea parte del sacrificio en los recortes presupuestales.

En tanto, el Senador del PRD, Graco Ramírez, criticó que exista una aristocracia diplomática que conserva sus privilegios, mientras el país debate cómo obtener más recursos para hacer frente a la crisis.

La Cancillería, a través de una carta, respondió: "El gasto de la SRE y de las representaciones de México en el exterior respeta rigurosamente los montos presupuestales autorizados por la H. Cámara de Diputados y está sujeto al escrutinio permanente de la instancia normativa del gasto -la Secretaría de Hacienda- y de las autoridades fiscalizadoras".

Por su parte, Porfirio Muñoz Ledo, presidente de la Comisión de Relaciones Exteriores de la Cámara de Diputados, defendió los gastos de la diplomacia mexicana.

Aunque reconoció que es necesario un ejercicio de racionalidad y planeación para eficientar el uso de recursos, el ex embajador de México ante la Organización de las Naciones Unidas (ONU) aseguró que el servicio exterior no incurre en dispendios, pese a las cifras millonarias que reporta la propia Cancillería.

El diputado del Partido del Trabajo (PT) aseguró que las embajadas de México ejercen un presupuesto que no rebasa el promedio de gastos del resto de las representaciones diplomáticas de otros países en el mundo.

"Es una mentira que las embajadas de México gasten más que el promedio de embajadas de países de nuestro nivel e incluso más modesto que nosotros, eso no es cierto, ahí podemos ver las embajadas de Irán, Brasil, Sudáfrica y Bélgica en México. Lo demás es una falsificación, es amarillismo puro.

"Pero me niego a decir que la diplomacia mexicana gasta más de las equivalentes. Históricamente la diplomacia mexicana ha sido muy austera. El diplomático en general vive muy amarrado", manifestó.



Descarga nuestra nueva App para iOS y Android



Comentarios



Publicidad

Compartir en redes sociales



Juarez independiente


 

Diseño de Aplicaciones Móviles