Weekly News

Provocan extremistas árabes disturbios en Jerusalén

12 de octubre de 2009.

El primer ministro israelí Benjamin Netanyahu acusó el lunes a extremistas musulmanes de provocar los últimos episodios de violencia que ha vivido Jerusalén y de esparcir mentiras para "agitar la pacífica vida" de la ciudad.

Los comentarios fueron hechos días después de varios disturbios en el santuario más sagrado de la ciudad. La violencia ha aumentado las tensiones generadas debido a un proceso de paz estancado, la construcción israelí en asentamientos judíos y un informe de la ONU que acusa a Israel de cometer crímenes de guerra en el estrecho de Gaza.

El domingo, el presidente palestino Mahmud Abbas acusó a Israel de "judaizar" Jerusalén y menospreciar las solicitudes palestinas en la ciudad.

Abbas también afirmó que exigirá que se someta a votación el informe de la ONU en el Consejo de Derechos Humanos del organismo para enviarlo cuanto antes a la Asamblea General de la ONU: una maniobra que podría generar un juicio de crímenes de guerra contra Israel.

Abbas reanudó su esfuerzo para que se someta a votación el informe, aunque a principios de mes dijo que el voto debía postergarse unos seis meses. Entonces, autoridades palestinas le retiraron su respaldo ante la declaración que funcionarios palestinos y estadounidenses atribuyeron a una gran presión de Estados Unidos.

La semana pasada, manifestantes árabes mantuvieron enfrentamientos con la policía israelí en la explanada del Monte del Templo. Los árabes dijeron que Israel estaba excavando túneles bajo la mezquita y que pretendía quedarse con el enclave.

"Esa es una mentira sin fundamentos", dijo Netanyahu a su gabinete el lunes.

"La semana pasada, los extremistas intentaron agitar la pacífica vida en Jerusalén", dijo. "Agradezco el hecho que la mayoría de ciudadanos árabes israelíes no se dejaran convencer por las provocaciones y no dejaron que los extremistas explotaran las mentiras".

Por otro lado, el enviado especial de Washington al Medio Oriente, George Mitchell, cerró el domingo su última ronda de visitas diplomáticas en la región, otra vez sin lograr persuadir a israelíes y palestinos de que retomen las negociaciones de paz.

Mitchell pasó más de una hora reunido con el primer ministro israelí Benjamín Netanyahu y su ministro de Defensa. La oficina del premier dijo que el encuentro "continuó las conversaciones acerca de avanzar con el proceso de paz".

Dos funcionarios israelíes de menor nivel viajarán a la capital estadounidense esta semana para seguir las conversaciones, agregó. Mitchell no hizo declaraciones luego del encuentro y partió a Washington, dijeron funcionarios de su país.

Mitchell, un ex senador que medió en el acuerdo de paz en Irlanda del Norte, ha estado visitando a funcionarios israelíes y palestinos desde hace varios meses, en un intento de recomenzar las negociaciones que se interrumpieron a finales del año pasado.

El enviado se reunió con Netanyahu y Abbas a fines de la semana pasada para luego viajar a El Cairo, donde conversó con funcionarios egipcios, quienes suelen servir de mediadores en el conflicto.

Aún cuando su jefe recibió el premio Nobel de la Paz, Mitchell parecía no haber avanzado mucho en su intento de persuadir a los rivales de suavizar sus posiciones.

Israel se ha negado a ceder ante la presión estadounidense para que detenga la construcción de asentamientos judíos en Cisjordania y el este de Jerusalén.



Descarga nuestra nueva App para iOS y Android



Comentarios



Publicidad

Compartir en redes sociales



Juarez independiente


 

Diseño de Aplicaciones Móviles