Weekly News

Lanzan una gran ofensiva para Al Qaeda y el Talibán

18 de octubre de 2009.

Más de 30,000 soldados paquistaníes lanzaron el sábado una esperada y vasta ofensiva terrestre contra el principal bastión de Al Qaeda y el Talibán junto a la frontera con Afganistán, dijeron las autoridades, en la campaña militar más dura del país contra los rebeldes.

Estados Unidos presionó al Gobierno local para que efectuara la ofensiva en Waziristán del Sur, tras 2 semanas de ataques extremistas aparentemente desesperados, incluyendo uno al cuartel principal del Ejército, que han matado a más de 175 personas en el país. Ello aumentó la presión sobre el Ejército para que actuara.

Desde el 2001 Pakistán ha librado tres campañas infructuosas en la región, el centro neurálgico de los insurgentes paquistaníes que enfrentan al Gobierno. También es una base importante para extremistas extranjeros que planean ataques a fuerzas estadounidenses y de la OTAN en Afganistán y a blancos occidentales.

Tras meses de ataques aéreos, los soldados entraron a la región el sábado provenientes de varias direcciones, dirigiéndose a las bases insurgentes de Ladha y Makin, entre otros objetivos, dijeron funcionarios militares y de inteligencia a condición de guardar el anonimato debido a lo delicado del asunto, o porque no están autorizados para hablar con los medios de comunicación.

Dijeron que se espera que la operación dure unos dos meses.

El general de división Athar Abbas, portavoz del Ejército paquistaní, confirmó en la noche que se había implementado una operación terrestre de gran envergadura y dijo que su objetivo era "arrancar de raíz" al Talibán paquistaní.

Manifestó que aún era demasiado pronto como para explicar qué tipo de resistencia estaba enfrentando el Ejército. Naciones Unidas ha dicho estar preparándose para ayudar a los civiles que huyen de la región. Hasta 150,000 habitantes ya han huido en los últimos meses después de que el Ejército dejó claro que estaba preparando un ataque, pero probablemente aún permanecen unas 350,000 personas.

Al menos 11 presuntos insurgentes fueron muertos en los ataques aéreos previos, al tiempo que una bomba alcanzó a una caravana de seguridad, matando a un soldado y dejando heridos a otros tres, dijeron dos funcionarios locales de inteligencia. Es casi imposible verificar en forma independiente la información que proviene de la región, la cual está en gran medida controlada por tribus locales y tiene poca infraestructura y presencia gubernamental. Los extranjeros requieren un permiso para entrar a las áreas tribales y pocos periodistas paquistaníes de otras partes se arriesgan a viajar allí.

Ajmal Khan, residente del poblado de Makin, dijo que la gente allí estaba aterrorizada, pero no podía dejar sus casas a causa de un toque de queda.

"Escuchamos ruidos de aviones y helicópteros el sábado por la mañana. Seguidamente escuchamos explosiones, además de disparos y parece que el Ejército está enfrascado en tiroteos con el Talibán", le dijo Khan.



Descarga nuestra nueva App para iOS y Android



Comentarios



Publicidad

Compartir en redes sociales



Juarez independiente


 

Diseño de Aplicaciones Móviles