Weekly News

Desaconsejan pruebas rápidas de influenza A

25 de octubre de 2009.

La Secretaría de Salud (Ssa) desaconseja el uso de las pruebas rápidas para detectar si un paciente tiene o no influenza A H1N1, debido al amplio margen de error que tienen, señaló Celia Alpuche, directora del Instituto de Diagnóstico y Referencia Epidemiológicos (Indre).

Tras el uso de esas pruebas durante la primera oleada de la epidemia en México, explicó, se observó que arrojaban resultados negativos en pacientes contagiados hasta en más de 60 por ciento de los casos.

"En este momento podemos analizar, ya con nuestros datos (de estudios de laboratorio), la utilización de las pruebas rápidas y vemos que la sensibilidad promedio que tuvimos fue de 34 por ciento y que además tienen un intervalo de confianza que va del 20 al 70 por ciento", detalló en entrevista.

"Nosotros, para la vigilancia epidemiológica, no recomendamos las pruebas rápidas como método de diagnóstico, porque si de cada 10 solamente voy a detectar 3 y nada más me va a decir que es influenza A, porque no me dice si es A estacional o pandémica, no tiene ningún caso ni invertir dinero, ni tiempo ni esfuerzo".

Señaló que debido a que las pruebas rápidas cuentan con una licencia y un registro para usarse en el país, la Ssa no las puede desautorizar, pero sí recomienda que no se utilicen para el diagnóstico de la influenza A H1N1.

"El médico clínico que quiera usarlas, a pesar de nuestra advertencia, debe tener en cuenta la posibilidad de que registren falsos negativos, para que no se dé una falsa seguridad y si el paciente tiene fiebre elevada, se siente muy mal, es de riesgo o requiere tratamiento, no se lo dé porque la prueba salió negativa", comentó.

"Nosotros no la recomendamos", reiteró.

La Secretaría de Salud, remarcó, no volverá a gastar en estas pruebas, que se utilizaron durante la primera oleada de la epidemia de forma masiva en las caravanas de la salud para determinar a qué personas se les prescribía el antiviral y a quiénes no.

Incluso todavía hoy algunos centros de salud cuentan con este método para determinar qué medidas tomar con aquellos pacientes que presentan síntomas de influenza.

RESTRICCIÓN Por su parte, el director del Instituto Nacional de Enfermedades Respiratorias (INER), Rogelio Pérez Padilla, pidió a los médicos un uso más racional de los antivirales y sólo recetarlos a los pacientes que o tienen una condición de riesgo, como el embarazo o una enfermedad crónica, o presentan señales de alarma como falta de aire o fiebre muy elevada.

Señaló que esta no es una recomendación exclusiva para México, sino que ha sido difundida por la propia Organización Mundial de la Salud (OMS).

"En este esquema de la OMS, que es para optimizar ese recurso, es indispensable tener la capacidad de seguimiento de los enfermos y que los enfermos tengan la posibilidad de llamar por teléfono si tienen dificultad para acudir a consulta, por razones geográfica o por algún otro motivo", apuntó.

"Considero que sí tiene que haber un mayor número de tratamientos, pero en la situación en la que estamos, en donde es posible reconsiderar (el diagnóstico) a un mismo paciente uno o dos días después, sobre todo si no va bien, es una medida adecuada racionalizar su uso", subrayó.





Descarga nuestra nueva App para iOS y Android



Comentarios



Publicidad

Compartir en redes sociales



Juarez independiente


 

Diseño de Aplicaciones Móviles