Weekly News

Aún arde la refinería de Puerto Rico

25 de octubre de 2009.

El gigantesco incendio en la antigua refinería Gulf que estalló el viernes seguía sin ser extinguido ayer y se temía por la evolución de la capa de humo tóxico que se extiende sobre la población.

Cinco de los 40 tanques de la refinería siguen encendidos mientras otros cuatro ya se consumieron, dijo el gobernador Luis Fortuño en conferencia de prensa.

"Los bomberos están enfocados en el enfriamiento de los tanques no afectados sin dejar de luchar con los que continúan encendidos", agregó.

En la jornada fue instalada una tubería de ocho pulgadas desde la Bahía de San Juan para sacar agua y utilizarla para mantener fríos los tanques que no se han incendiado.

Una de las mayores preocupaciones es el intenso humo tóxico que emana del lugar.

"Estamos monitoreando que el índice (del aire) sea bueno, es decir que se pueda respirar, pero si baja el penacho del humo y se dispersa se tornaría insalubre y afectaría a las comunidades porque es altamente tóxico", explicó el portavoz de la Junta de Calidad Ambiental de Puerto Rico, Luis Antonio Ocasio.

Ocasio agregó que la Agencia Federal de Protección Ambiental (EPA, en inglés) está también monitoreando tanto la calidad del aire como la del agua alrededor del sitio del incendio, donde aún ayer se combatía las llamas, más de 24 horas después del estallido del siniestro.

"El flujo del viento del Sureste es más liviano hoy (sábado) que ayer (viernes) y el plumacho podría comenzar a bajar más hacia el suelo a medida que el calor diurno aumente", indicó el meteorólogo Walter Snell.

"También la brisa marina podría cambiar la dirección de la extensión inferior del plumacho...", agregó.

Ayer, la espesa capa de humo se había movido hacia el Oeste y Noroeste sobre los municipios de Cataño, Toa Baja y Dorado, al Oeste de San Juan, informó el Servicio Nacional de Meteorología.

El viernes por la madrugada, 11 de los 40 tanques de la refinería, ubicada en el municipio de Bayamón, aledaño a San Juan, explotaron lo que provocó una onda expansiva y un temblor que se sintieron en gran parte de la zona metropolitana de San Juan. No ha habido víctimas fatales.

Fortuño declaró estado de emergencia en los municipios de San Juan, Cataño, Guaynabo y Toa Baja, en tanto alrededor de 1,500 personas fueron evacuadas de las comunidades aledañas al lugar de la explosión y el total de refugiados ascendió a 530.

La empresa Caribbean Petroleum Corp (CPC) emitió un comunicado en el que asegura desconocer las causas del incendio.

"Se han asignado los recursos de mayor experiencia para extinguir el mismo a la mayor brevedad posible", indicó la portavoz Frances Ríos.

Los abogados John F. Nevares y Camilo K. Salas propiciaron una solicitud ante el Tribunal Federal para que se lleve adelante una reclamación judicial de "todos los residentes y habitantes de San Juan, Puerto Rico, y municipalidades circundantes, incluyendo Cataño, Toa Baja y Bayamón, que han sufrido algún daño o pérdida por la explosión de la instalación de Gulf Oil".





Descarga nuestra nueva App para iOS y Android



Comentarios



Publicidad

Compartir en redes sociales



Juarez independiente


 

Diseño de Aplicaciones Móviles