Weekly News

Entregaron policías estatales a jóvenes a sus torturadores

26 de octubre de 2009.

Los cinco adolescentes torturados física y psicológicamente por policías y el propietario de la casa en la que habían ingresado para robar fueron entregados por agentes estatales a sus verdugos, luego de haber sido trasladados a las instalaciones de la Procuraduría General de Justicia del estado (PGJ), reveló en entrevista una de las víctimas.

El miércoles 14 de octubre, cinco jóvenes detenidos dentro de una casa en Tepic, a la que ingresaron para robar, fueron sometidos a un interrogatorio en el que se les aplicaron golpes y torturas, incluyendo vejaciones sexuales, lo que motivó a defensores de los derechos humanos a exigir una investigación y el castigo para los responsables.

"A tres nos llevaron al área de armas de la procu... En cuanto llegamos, un señor dijo: Quítenles las esposas, y nos las quitaron. Nos bajaron de esa camioneta y nos dijeron que nos subiéramos a otra, una unidad Lobo; era de doble cabina. Y ya no vimos nada. No nos dejaban levantar la cabeza", narró uno de los jóvenes maltratados.

Los cinco muchachos fueron filmados mientras eran interrogados y amenazados con ser obligados a sostener relaciones sexuales entre ellos, lo que no sucedió, y que les cortarían las manos.

Fueron golpeados con un tronco en las rodillas, pateados y abofeteados dentro de una casa donde no había luz, pero sí un fuerte olor a excremento humano y a azufre. Les perdonaron la vida, porque, indicó una de las víctimas entrevistada, eran "unos plebes".

Mediante golpes, los verdugos, al parecer todos policías y entre ellos el propietario de la casa a la que entraron a robar, obtuvieron de uno de los jóvenes la dirección de otro de sus compañeros que logró escapar luego de una persecución por las calles aledañas al lugar del frustrado atraco.

La detención del fugado se efectuó en su domicilio y fue trasladado a la misma casa de tortura donde entre ocho o 10 personas, incluidas una o dos mujeres, fue vejado y videofilmado, alumbrado con el faro de una motocicleta, explica la víctima.

Los jóvenes, todos ellos estudiantes de bachillerato, aún no se recuperan de los golpes. Ninguno ha regresado a la escuela y no se alejan mucho de sus casas, porque aseguran que tienen miedo



Descarga nuestra nueva App para iOS y Android



Comentarios



Publicidad

Compartir en redes sociales



Juarez independiente


 

Diseño de Aplicaciones Móviles