Weekly News

La opinión de:
Edna Lorena Fuerte
* EMERGENCIA LATENTE

27 de octubre de 2009.

Mientras en Estados Unidos se ha declarado emergencia nacional por la situación de la influenza AH1N1, en nuestro país, donde como usted recuerda, surge y se identifica el virus, a penas estamos llevando tibios recuentos de contagiados y fallecidos, y la discusión sobre el asunto se limita a la llegada de las vacunas; siendo que la situación mundial de la pandemia nos debería obligar a hacer un análisis mucho más profundo de sus posibles efectos, y la capacidad que tenemos, como Nación, de enfrentarnos a la emergencia sanitaria.

§ Sobra enumerar las múltiples carencias de nuestro sistema de salud; con o sin influenza, no contamos, ni aun considerando a las instituciones privadas, con una plantilla de servicios médicos que dé total abasto a las necesidades de la población, y la mayoría están concentrados en las grandes urbes, de modo que no hay forma de ofrecer atención a las poblaciones rurales o periféricas. Es absolutamente obvio el que no tengamos un diagnóstico confiable de la situación de salud de la población, pues sólo se asiste al médico en situaciones de emergencia y no de manera sistemática.

§ De acuerdo con las cifras del Gobierno Federal, como reza un promocional de la Secretaría de Salud, en nuestro país se han contabilizado menos decesos por esta enfermedad que en algunos otros del continente, como es el caso de Estados Unidos, Argentina o Brasil. Para la perspectiva gubernamental, a esto se reduce todo el éxito de su estrategia contra la pandemia; sin embargo, no podemos dejar de lado las profundas necesidades de salud que existen en nuestro país, pues la situación de la influenza a nivel mundial no está aun controlada, y no podemos estar seguros de su evolución.

§ La influenza parece haber quedado en un segundo plano mediático, emergiendo sólo al ritmo de las necesidades del discurso político, después de haber sido motivo de prácticamente un estado de sitio, se ha hundido en las sombras de las cosas sin demasiada importancia, siendo que resulta prioritario conocer no sólo el estado real de la situación, sino la planificación de su manejo y los posibles escenarios de contingencia que se den al respecto. Tal parece que se está dejando una vez más la situación a la inmediatez, ya veremos si no nos encuentra nuevamente la emergencia sanitaria con los dedos en la puerta.

El inicio de la temporada invernal, este fin de semana ya ha terminado el horario de verano, trae consigo un momento clave en la incidencia de enfermedades respiratorias, lo que debería implicar el inicio de un agresivo plan de prevención sanitaria que, por un lado, nos permitiera conocer con la mayor exactitud, el estado de salud de la población en general, y con ello determinar los factores de riesgo respecto al contagio de influenza y, al tiempo, promover su prevención y vacuna.

Soy Edna Lorena Fuerte y este es mi correo [email protected] para sus comentarios. Gracias.

Cd. Juárez, Chihuahua 26 de Octubre de 2009



Descarga nuestra nueva App para iOS y Android



Comentarios



Publicidad

Compartir en redes sociales



Juarez independiente


 

Diseño de Aplicaciones Móviles