Weekly News

Retrocede 9% recaudación y aumenta el gasto público

2 de noviembre de 2009.

De enero a septiembre de 2009, los ingresos del sector público se redujeron 8.7 por ciento real anual, el mayor retroceso en 16 años en un periodo similar, mientras que el gasto creció 4.2 por ciento, según datos de la Secretaría de Hacienda.

La captación total de ingresos fue de 2 billones 2 mil 505 millones de pesos y el gasto neto total resultó de 2 billones 135 mil 876 millones de pesos.

Hacienda explicó que la baja de los recursos públicos derivó de menores ingresos petroleros y una menor recaudación tributaria no petrolera, que en términos reales cayeron 24.4 y 12.8 por ciento, respectivamente. La baja en los ingresos petroleros se debió al menor precio del crudo de exportación y a la reducción de la plataforma de producción y exportación, agregó.

Los ingresos tributarios no petroleros bajaron 12.8 por ciento en los primeros nueve meses del año, ya que, al igual que los petroleros, fueron golpeados por la crisis global en materia financiera, económica y de confianza.

Entre los impuestos más afectados está el IVA, cuya recaudación cayó 19.5 por ciento real en el periodo, para ser la variación negativa más pronunciada desde el mismo lapso de 1992. Pese a la caída de los ingresos públicos, el gasto neto total mantuvo su tendencia positiva.

El gasto programable subió 9.5 por ciento en el periodo de referencia, impulsado por el gasto de capital y corriente. Rocío Moreno, especialista de Fundar, Centro de Análisis e Investigación, señaló que pareciera que hay una tendencia creciente en el gasto de infraestructura, pero también hay obras públicas detenidas y otras que ni siquiera se han licitado.

"Se debe revisar el gasto para valorar si realmente se han erogado los recursos públicos o sólo se transfirieron a otros conceptos", dijo.

Para Juan Pardinas, director de finanzas públicas del Instituto Mexicano para la Competitividad (Imco), el gasto público crece a tono con la estrategia del Gobierno para enfrentar la crisis, pero se debe evaluar desde la perspectiva de cuántos empleos generó, por ejemplo, en los programas de apoyo a las micro y pequeñas empresas, así como la productividad.

Si no hay transparencia y rendición de cuentas, no se sabe si los recursos públicos se aplican en forma productiva o se despilfarran, opinó.

Por el lado del gasto no programable, según Hacienda, el costo financiero subió 14.1 por ciento, debido a la depreciación del tipo de cambio, liderado por el aumento en pago de intereses, comisiones y gastos de las empresas de control directo presupuestario (empresas del Estado).



Descarga nuestra nueva App para iOS y Android



Comentarios



Publicidad

Compartir en redes sociales



Juarez independiente


 

Diseño de Aplicaciones Móviles