Weekly News

Promete Karzai un Gobierno de unidad y combatir la corrupción

4 de noviembre de 2009.

El presidente electo de Afganistán, Hamid Karzai, prometió formar un Gobierno de "unidad" y luchar contra la corrupción, en un primer mensaje tras revalidar un mandato que responde a las exigencias de sus socios internacionales.

"Mi futuro Gobierno será un Gobierno de unidad nacional. Cualquier persona que quiera unirse será bienvenida, sin importar si se opuso a mí o me apoyó en las elecciones", manifestó Karzai en una rueda de prensa en el Palacio Presidencial de Kabul.

La Comisión Electoral proclamó el lunes a Karzai presidente electo del país, tras cancelar la segunda ronda electoral prevista el día 7 por la retirada de su rival, el ex ministro de Asuntos Exteriores Abdulá Abdulá, quien adujo que habría fraude nuevamente.

En su oferta de diálogo, el pastún Karzai incluyó sin mencionarlos expresamente tanto al tayiko Abdulá como a los insurgentes talibanes, que habían instado a un violento boicot de los comicios y a quienes el presidente pidió que vuelvan "a casa" y ayuden al país.

Además, Karzai prometió luchar contra la corrupción, uno de los problemas que los diplomáticos occidentales señalan como prioritarios para enderezar la situación en el país, donde se ha deteriorado gravemente la seguridad.

"Vamos a asegurarnos que los deseos de los afganos se hacen realidad hacia un Gobierno limpio, efectivo y legal, y también que el dinero de los contribuyentes y de otros países es gastado sabia y correctamente", indicó.

Karzai, que compareció flanqueado por sus dos futuros vicepresidentes, obtuvo el 49.67 por ciento de los votos en la primera vuelta del 20 de agosto, tras la invalidación de cientos de miles de papeletas fraudulentas.

Karzai recibió la felicitación de distintos líderes internacionales, entre ellos Barack Obama, quien le telefoneó ayer para pedirle "abrir un nuevo capítulo" en Afganistán que sirva para erradicar la corrupción y mejorar la eficacia del Gobierno.

El presidente de Estados Unidos se declaró "complacido porque el resultado final se ha determinado de acuerdo con la Ley afgana", pero a la vez reconoció que el proceso electoral ha sido "confuso", tras dos meses de polémicas y denuncias de fraude.

Obama debe todavía aprobar el prometido envío de refuerzos al país, donde hay actualmente unos 100,000 soldados extranjeros -entre ellos, 68,000 estadounidenses- que no han podido evitar un aumento de la presencia de los talibanes, cada vez más influyentes.

Ayer, los insurgentes divulgaron en un comunicado su rechazo a la proclamación de Karzai como presidente para un segundo término y se congratularon que los talibanes "han desarticulado por completo el proceso electoral".



Descarga nuestra nueva App para iOS y Android



Comentarios



Publicidad

Compartir en redes sociales



Juarez independiente


 

Diseño de Aplicaciones Móviles