Weekly News

Barack Obama, a un año de su triunfo

5 de noviembre de 2009.

Al cumplirse ayer un año de la victoria que le llevó a la Presidencia de Estados Unidos, Barack Obama tiene que hacer frente a la guerra de Afganistán, la crisis económica y, ahora, a una nueva pujanza de los republicanos

El mandatario estadounidense ha tratado de dar al aniversario de su triunfo el aire de un día cualquiera y, tras sus reuniones diarias con sus asesores, partió hacia Madison, en Wisconsin, para promover la reforma educativa en un acto con estudiantes de enseñanza media.

El aniversario llega un día después de unas elecciones a gobernador en Nueva Jersey y Virginia en las que los candidatos republicanos derrotaron a los demócratas, unos resultados que se han interpretado como un varapalo a la Casa Blanca.

En su discurso, Obama quiso pasar por encima de esos resultados y tan sólo aludió por encima al aniversario de su triunfo.

Aquel 4 de noviembre, declaró, "fue un día de esperanza y posibilidades, pero también aleccionador porque sabíamos que como pueblo encarábamos toda una gama de desafíos", que abarcaban desde la peor crisis económica desde la Gran Depresión de los años treinta a dos guerras abiertas, en Irak y Afganistán.

El mandatario alabó las medidas adoptadas por su Gobierno, que aseguró que han permitido que la economía haya vuelto a crecer en el tercer trimestre del año, y reiteró su compromiso con proyectos más a largo plazo, como la reforma del sistema sanitario o la promoción de energías limpias.

Obama dejó a su portavoz, Robert Gibbs, la tarea de responder a los medios acerca de los resultados de las elecciones del martes.

En declaraciones a la prensa, Gibbs restó importancia a las consecuencias para la Casa Blanca de esos comicios, e indicó que los votantes se pronunciaron acerca de "asuntos locales" y no sobre el presidente estadounidense. La crisis económica, apuntó, también desempeñó un papel.

El portavoz, que resaltó que otros resultados electorales dieron la victoria a los candidatos demócratas en dos carreras por sendos escaños a la Cámara de Representantes en Nueva York y California, aseguró que la derrota en Nueva Jersey y Virginia no tendrá repercusiones en la agenda legislativa de la Casa Blanca.

Otro asunto será el año próximo, cuando se celebren elecciones legislativas plenas para renovar toda la Cámara de Representantes y el Senado, indicó.

Una de las posibilidades que han apuntado los analistas es que, a la vista del empujón que han registrado los republicanos, los demócratas moderados se echen atrás a la hora de apoyar al gobernante estadounidense en sus proyectos legislativos.

Obama llega al aniversario de su victoria intentando sacar adelante la reforma del sistema sanitario, una tarea en la que han fracasado sus predecesores.

En la actualidad, el Congreso debate esa iniciativa y la Casa Blanca considera que las perspectivas siguen siendo buenas para aprobarla antes de que concluya el año, si bien algunos demócratas moderados se muestran renuentes a dar su visto bueno.

El mandatario estadounidense se ha visto obligado, ante el retraso en la reforma sanitaria -que inicialmente había querido ver aprobada este verano- a resignarse a ver otras prioridades legislativas aplazadas hasta el año que viene, como la lucha contra el cambio climático o la reforma migratoria.

El aniversario de su histórico triunfo, que le convirtió en el primer presidente negro de EU, llega también cuando Obama trata de establecer una estrategia para la guerra en Afganistán y decidir si envía más soldados -y en ese caso, cuántos- a ese país.

Coincide también con el 30 aniversario del asalto a la embajada estadounidense en Teherán, que supuso la ruptura de las relaciones entre EU e Irán, que Obama ha tratado de recomponer este año sin éxito hasta el momento.



El jefe de la Casa Blanca lanzó ayer un nuevo llamamiento en este sentido a Irán para que decida si quiere "anclarse en el pasado" o "abrir la puerta" al futuro.

"Tengo que dejar claro que EU quiere dejar atrás el pasado y buscar una relación con la República Islámica de Irán basada en el interés y el mutuo respeto", aseveró.

Obama desprecia a AL: Fidel Castro

El ex mandatario Fidel Castro aseguró que la firma de acuerdo sobre uso de bases militares colombianas muestra que el presidente estadounidense Barack Obama sigue una política despectiva hacia América Latina.

"Nunca se trató con mayor desprecio a los pueblos latinoamericanos de este hemisferio', expresó el barbado líder en una de sus habituales "Reflexiones' sus columnas de opinión, en esta ocasión publicada ayer en medios de prensa nacionales. Castro reaccionó a la firma esta semana de un acuerdo por el cual Colombia permite que siete bases militares sean usadas por uniformados norteamericanos.

"No se trata de un acto del Gobierno de (ex presidente George) Bush; es Barack Obama quien suscribe ese acuerdo, violando normas legales, constitucionales y éticas', agregó





Descarga nuestra nueva App para iOS y Android



Comentarios



Publicidad

Compartir en redes sociales



Juarez independiente


 

Diseño de Aplicaciones Móviles