Weekly News

Contra el hambre, papa aérea

5 de noviembre de 2009.

LIMA, PERÚ.-La papa aérea, cultivada mediante la "aeroponía" para conseguir una mayor cantidad de semillas de este tubérculo, puede contribuir a afrontar la crisis alimentaria del mundo y mitigar los efectos del calentamiento global

Así lo afirmó el ingeniero agrónomo Carlos Chuquillanqui, miembro del proyecto de aeroponía del Centro Internacional de la Papa (CIP), durante una exposición internacional que ayer comenzó en Lima para presentar las últimas investigaciones y proyectos sobre raíces y tubérculos. Chuquillanqui explicó que con la aeroponía se busca una alternativa para producir semillas de papa de forma eficaz, controlar los patógenos y evitar el uso de químicos como en bromuro de metilo, un pesticida que debe ser eliminado en Latinoamérica antes de 2015 debido a sus efectos nocivos en la capa de ozono.

Con esta técnica, en la que Perú es líder en Suramérica, se produce "en una campaña de seis a siete meses unos 45,000 tuberculillos, mientras que mediante las técnicas convencionales (plantar en el suelo) se producen unos 35,000 tuberculillos en un periodo de dos años", enfatizó el científico peruano. Sin embargo, Chuquillanqui subrayó que la aeroponía, que ya se desarrolla en las ciudad andina de Cerro de Pasco, sirve para producir semillas mas no para cultivar plantas porque el proceso es costoso.

La aeroponía se aplica en Ecuador, Brasil, Bolivia, Malawi, Kenia, Mongolia, China y Corea del Sur y tuvo un impacto positivo cuando el CIP aplicó esta técnica tras el terremoto que asoló Sichuan, en mayo de 2008.

En ese lugar, se logró recuperar una gran cantidad de semillas de papas, lo que permitió después triplicar la producción, dijo la directora general del CIP, Pamela Anderson, tras acotar que en ese caso en particular se demostró que "la crisis se convirtió en oportunidad".



Descarga nuestra nueva App para iOS y Android



Comentarios



Publicidad

Compartir en redes sociales



Juarez independiente


 

Diseño de Aplicaciones Móviles