Weekly News

Mueren 124 en El Salvador

9 de noviembre de 2009.

Centenares de policías, soldados y residentes intentaban remover escombros luego que un alud sepultó ayer partes la población Verapaz tras las fuertes lluvias que han dejado al menos 124 muertos y 60 desaparecidos en El Salvador.

"Fue como a las 2 de la mañana cuando se arreció la lluvia y la tierra empezó a temblar. Alerté a mi esposa, agarró a mi hijo y de pronto escuchamos un ruido. Reaccioné después en medio de las paredes de mi casa", relató Matías Mendoza, un poblador de la localidad. "Minutos después encontré a mi esposa y mi hijo en medio de escombros y gracias a Dios estamos vivos".

La Comisión Nacional de Protección Civil elevó a 124 la cifra de personas muertas por las lluvias, que también dejaron más 60 desaparecidos y otros 7,000 desalojados. Previamente habían sido reportados 91 fallecimientos.

Mendoza junto a su esposa Claudia y su hijo Franklin, de un año, sobrevivieron al alud de tierra y lodo que se desprendió del volcán de Chichontepec y que atravesó la población de Verapaz.

El presidente Mauricio Funes declaró el estado de emergencia nacional para movilizar todos los recursos del Estado y poder atender mejor a las víctimas.

"Ya he habilitado una partida especial del presupuesto para atender lo más inmediato de la emergencia", afirmó el mandatario. "Las imágenes que hemos visto este día son de un país devastado. La magnitud de los daños son incalculables por el momento".

Agregó que en los próximos días realizarán una evaluación del desastre en coordinación con las Naciones Unidas y la Comisión Económica para América Latina y el Caribe, para evaluar daños.

"Hoy es un día muy triste para el país", se lamentó el mandatario, al tiempo que llamó a la solidaridad y prometió que "esta vez su Gobierno no los va a dejar solos, estoy junto a ustedes".

El ministro de Relaciones Exteriores, Hugo Martínez, agradeció las respuestas inmediatas de ayuda que ha recibido de países amigos.

Carlos López, portavoz de la Cruz Roja, dijo que al deslizamiento se unió el desbordamiento del río Acahuapa. Informes oficiales indican que 10 personas murieron en la zona y 60 desaparecieron.

"Fue horrible. Las piedras pasaron en medio de las casas y hasta levantaron el pavimento de las calles, dejando grandes hoyos. Escuché gritos en varias partes", agregó Manuel Meléndez, un poblador de 61 años que sobrevivió junto a su familia.

Mendoza y Meléndez vivían a pocos metros de distancia y sus viviendas fueron destrozadas. En medio de una pertinaz llovizna ambos ayudaban a remover escombros de una casa vecina, cubierta de lodo y piedra, donde según los pobladores habían escuchado gritos desde el interior. Socorristas de los Comandos de Salvamento les ayudaban.

En algunas calles era imposible el paso ya que había postes del tendido eléctrico derribados, enormes piedras, casas partidas por la mitad y pedazos de camiones de carga enterrados.

En otras calles se registraba la misma escena de remover escombros con pala y hasta con las manos, debido a que era imposible usar maquinaria pesada porque muchas calles estaban obstruidas. Centenares de soldados, policías, bomberos y pobladores buscaban sobrevivientes.

Decenas de familiares que no sufrieron el percance salían de la población a bordo de camiones y algunos incluso cargando sus pertenencias en hombros. El servicio eléctrico y el agua potable quedaron interrumpidos.

"Es lo poco que me quedó, pero más vale la vida", señaló Dany Avalos, de 18 años.

El alud que interrumpió el servicio de agua y electricidad en Verapaz, en el departamento central de San Vicente, destruyó la unidad de salud, cuya ambulancia estaba en parte cubierta de lodo. El Instituto Nacional San José quedó destruido al caerle encima varias rocas de gran tamaño.



Descarga nuestra nueva App para iOS y Android



Comentarios



Publicidad

Compartir en redes sociales



Juarez independiente


 

Diseño de Aplicaciones Móviles