Weekly News

Prueba el IMSS vacuna mexicana

15 de noviembre de 2009.

Se trata de un producto que sería elaborado y comercializado por el laboratorio mexicano Novavax, con una tecnología diferente a la de las vacunas que circulan en el mundo.

A diferencia de las desarrolladas por laboratorios como Sanofi o Glaxo, estas vacunas no fueron producidas a partir de huevos ni introduce el genoma del virus a los pacientes, pues están hechas con base en las proteínas del virus y no en su material genético, según explicaron los médicos encargados de reclutar voluntarios para el protocolo.

La investigación ya va en su segunda fase. La primera se realizó con animales y después con 700 personas en Estados Unidos y, aseguran, no se encontró ningún efecto adverso.

En México ya se ha aplicado esta vacuna a 500 personas y en los próximos días se iniciará una nueva fase de vacunación con otros 500 voluntarios hasta reclutar a alrededor de 3 mil participantes.

El estudio "Fase 2 para evaluar la Seguridad e Inmunogenicidad de una Vacuna contra la Influenza A H1N1 2009 a Base de Partículas Parecidas al Virus" es realizado por la Unidad de Investigación Médica en Inmunoquímica del IMSS y es coordinado por el doctor Constantino III Roberto López Macías.

El objetivo es conocer el número de dosis necesarias y la efectividad de la vacuna. "No es una campaña de vacunación", advierten los especialistas al inicio de la plática introductoria sobre el protocolo.

Para ser candidatos, los participantes, que pueden ser o no derechohabientes del IMSS, deben tener entre 18 y 64 años, no estar vacunados de ninguna otra vacuna para influenza en los últimos seis meses, y no recibir ninguna otra vacuna contra la influenza en los siguiente seis meses.

Las mujeres embarazadas o las personas que estén bajo tratamiento médico que altere el sistema inmunológico no podrán ser tomadas en cuenta. En caso que alguna participante se embarace durante el protocolo, debe notificar inmediatamente para que se inicie una estrecha vigilancia médica tanto de ella como del bebé, la cual se prolongará hasta que el niño tenga 8 meses de edad.

Una vez que cumplan con estos requisitos, los participantes deberán firmar una carta de consentimiento informado en donde dan cuenta de haber recibido la información necesaria, la cual debe ser firmada por dos testigos mayores de edad.

Al inicio del protocolo se les aplicará una primera dosis de la vacuna, la cual puede variar en cantidad.

También habrá quienes reciban un placebo, por lo que el estudio será de doble ciego, en donde ni el participante ni el médico que lo trata saben qué cantidad de vacuna tiene la inyección que les aplican o si sólo se trata de solución salina.

Se prevé que el producto esté listo en siete meses y según explicaron, se espera que sea más económico que el que ya circula en el mercado "pues sería una vacuna hecha en México".



Descarga nuestra nueva App para iOS y Android



Comentarios



Publicidad

Compartir en redes sociales



Juarez independiente


 

Diseño de Aplicaciones Móviles