Weekly News

Estalla bomba en Consejo municipal de Colombia

15 de noviembre de 2009.

Una bomba instalada por presuntos milicianos de las FARC estalló ayer en la nueva sede del Consejo de la ciudad colombiana de Neiva (Sur), sin que se registraran víctimas aunque si cuantiosos daños, informaron fuentes oficiales.

Minutos después de estallar el artefacto, las autoridades desactivaron un coche bomba con 50 kilos de explosivos que al parecer también fue acondicionado por las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) en la entrada de un colegio de esa localidad.

El comandante encargado de la Policía del departamento de Huila, coronel José María Lozada, aseguró que el atentado hace parte de las retaliaciones de la guerrilla por los operativos militares en su contra en esa región del Sur de Colombia, los cuales han permitido la detención y muerte de varios rebeldes.

La nueva sede del Concejo de Neiva se encuentra en el barrio Los Mártires y quedó destruida en un 60% por el ataque rebelde de la madrugada de ayer.

La carga explosiva estaba en un maletín y también causó daños en las fachadas de varias viviendas de ese barrio.

El alcalde de Neiva, Héctor Aníbal Ramírez, rechazó el atentado en su ciudad y pidió a las autoridades el aumento del pie de fuerza para el departamento del Huila, cuya capital provincial es Neiva.

Asimismo, anunció que se realizaría ayer un consejo de seguridad para adoptar las medidas de vigilancia para impedir nuevos ataques en la ciudad.

El presidente colombiano, Álvaro Uribe, exaltó el trabajo de las autoridades que lograron desactivar el coche bomba y ofreció una recompensa de hasta 50 millones de pesos (unos 25 mil dólares) por información que permita capturar a los autores del ataque.

"Hemos ofrecido esta mañana (ayer) 50 millones (de pesos) por la información que nos permita la detención de los terroristas que intentaron esta acción devastadora en nuestra capital del Huila", dijo Uribe durante un consejo comunal en el municipio de San Juan de Rioseco (centro).

El jefe de Estado indicó que los guerrilleros pretendieron engañar a las autoridades haciendo detonar primero un petardo de bajo poder.

"Quiso el terrorismo desquitarse, cobrar venganza. Pusieron un petardo pequeño en Neiva, esperando que llegara allí la Fuerza Pública para estallar un carro bomba de 50 kilos de dinamita", añadió.

Las autoridades realizan intensos operativos de seguridad para buscar a los responsables del ataque y prevenir el riesgo de nuevas acciones de la guerrilla.

Uribe confirmó además que la noche del viernes fueron asesinados tres policías y otros dos resultaron heridos en el municipio de Ituango (Noroeste), departamento de Antioquia.

"El grupo terrorista de las FARC, en venganza por las operaciones que se adelantan en el Nudo de Paramillo, asesinó en Ituango a tres policías. Allí se está reuniendo un Consejo de Seguridad y van a ofrecer las recompensas", dijo.



Descarga nuestra nueva App para iOS y Android



Comentarios



Publicidad

Compartir en redes sociales



Juarez independiente


 

Diseño de Aplicaciones Móviles