Weekly News

Venecia al borde de ser un 'museo viviente'

15 de noviembre de 2009.

La histórica Venecia se aproxima al temido estatus de museo viviente, con una población inferior a 60,000, un umbral simbólico que muchos consideran es el principio del fin de la viabilidad de una urbe.

Mientras multitudes de venecianos huyen a otras partes del país en busca de viviendas más económicas y una vida con menos sobresaltos, los que se quedan realizaron una procesión fúnebre el sábado por el Gran Canal.

Varias decenas de góndolas, la primera de las cuales llevaba un ataúd adornado con flores, recorrieron el canal en forma de S invertida hasta el Ca' Farsetti, el palacio municipal, donde cientos de venecianos se unieron a la procesión.

Funcionarios municipales dicen que la noticia de la muerte de la ciudad es prematura. Lo cierto es que la población del centro histórico -las piazzas y callejones que rodean el canal- se redujo a 59,992 en semanas recientes, pero el jueves la cifra oficial era de 60,025.

"Le hacen un funeral a una población que está viva, no muerta. Y no morirá aunque baje a 59,999", manifestó Mara Rumiz, la funcionaria municipal a cargo de la demografía, en entrevista telefónica.

Dijo que las cifras no toman en cuenta a los pobladores de las islas -como Murano, célebre por sus vidrieros, y la playa del Lido- ni a los numerosos estudiantes y otras personas no registradas. Juntas, éstas suman unas 120,000 almas.

Pero Venecia aún debe resistirse al destino de convertirse en una mera meca turística, dijo Rumiz.

"Es evidente que Venecia debe conservar a sus habitantes y atraer nuevos. Si no, corremos el riesgo de que se convierta en nada más que una meca turística, un destino que no queremos", aseguró la funcionaria.

Si bien pasear al azar por los callejones y canales venecianos es un deleite para el turista, la vida en la ciudad es para los que poseen resistencia, tanto física como económica.

Los precios y rentas de viviendas equivalen a un tercio en la localidad cercana de Marghera. Y considérese la logística de una tarea cotidiana como comprar la leche y el pan. Hay que tomar un taxi acuático hasta el supermercado y otro para volver a casa con los víveres. Y dada la escasez de ascensores, hay que cargar con el bulto por las escaleras. La Venecia histórica no admite la comodidad de un auto estacionado en la puerta.

Sin embargo, ratificando el optimismo de Rumiz, el funeral de ayer culminó con una nota alegre de cara el futuro.

Después que un actor con capa negra leyó poesías en dialecto veneciano sobre los problemas en la ciudad lacustre, los portadores abrieron el ataúd y desplegaron una bandera con La Fenice, la mítica criatura alada que renace de sus cenizas.

El ave fénix tiene un significado particular para los venecianos, ya que su teatro de ópera La Fenice -donde se estrenaron La Traviata y Rigoletto de Verdi- se incendió en 1996 y renació en 2003.

Después del final sorpresivo del funeral, los participantes descorcharon botellas de vino espumante y brindaron por el renacimiento de la ciudad.

EL FUNERAL Barcas y góndolas de Venecia navegaron por el Canal Grande de la ciudad para participar al Funeral de la ciudad, una iniciativa organizada por sus ciudadanos para sensibilizar a todo el mundo del grave problema de la despoblación.

Los turistas sorprendidos pudieron asistir a un cortejo fúnebre por el Canal Grande al que participaron unas 300 personas navegando en sus barcas a remos siguiendo la góndola donde se colocó el ataúd rosa que simbolizaba la muerte de la ciudad.

Una iniciativa organizada por el movimiento cívico "venessia.com" para llamar atención ante la despoblación de la ciudad que era de 120,000 habitantes en la década de los años 60 y ahora se encuentra por debajo de los 60,000.

"Venecia está en peligro", afirmó Matteo Secchi, uno de los organizadores de esta iniciativa.

Para Matteo el 21 de octubre pasado, cuando la población veneciana bajó de los 60,000 habitantes, se puede considerar una de las fechas trágicas de la historia de la ciudad.

El funeral terminó cuando del ataúd salió la bandera de La Fenice (Ave Fénix), uno de los símbolos de Venecia y del renacer de la "Serenissima".



Descarga nuestra nueva App para iOS y Android



Comentarios



Publicidad

Compartir en redes sociales



Juarez independiente


 

Diseño de Aplicaciones Móviles