Weekly News

'No soy tan excitante como en las películas'

15 de noviembre de 2009.

Sandra Bullock, la ex novia de América es hoy, a sus 45 años, una mujer casada que no ha perdido el encanto ni la sonrisa que la hicieran famosa, y que admite, en entrevista, no ser "tan excitante" como resulta en las películas que protagoniza.

La actriz recogió el testigo de Julia Roberts y Meg Ryan, damas de la comedia romántica estadounidense, gracias a títulos como While You Were Sleeping (1995), Practical Magic (1998) o Forces of Nature (1999), en donde desplegaba una dulzura y naturalidad que la convertían en la "vecina de al lado".

Han pasado 14 años desde que Speed (1994), donde sufría junto a Keanu Reeves, la lanza al estrellato, y en ese tiempo afirma haber aprendido a valorar, sobre todo, la lealtad y la bondad de quienes la rodean. De esa gente con la que iría "hasta el fin del mundo".

Feliz con su marido Jesse James, a pesar de que estos días viven una batalla legal por la custodia de la hija de éste, Bullock, se atreve a describirse a sí misma: "Soy una hipócrita, siempre estoy cambiando de opinión.

"Pero no soy nada ambiciosa. Trabajo muy duro, como una mula de carga. Y soy muy leal con quienes lo son conmigo. La verdad es que me despierto y estoy feliz, pero te aseguro que no soy tan excitante como aparezco en las películas", dijo sincera.

Su próximo estreno, The Blind Side, que llega el día 20 a EU, narra la historia de Michael Oher, un joven que pasó de la pobreza extrema a convertirse en una estrella de la Liga Nacional de Futbol Americano (NFL) tras ser adoptado por Sean y Leigh Anne Tuohy, la mujer a la que recrea Bullock en pantalla.

"Es un personaje totalmente diferente a lo que he hecho hasta ahora", manifestó la intérprete, a la que le costó casi un año dar el sí al papel.

Bullock, que luce una melena rubia oxigenada en el filme, pensaba que no sería capaz de "hacer justicia" a la persona real y tenía miedo de "dañar" una historia "preciosa".

Pero finalmente se decidió. "Es duro recrear a alguien real y que está vivo. Estaba asustada, pero quería contar una historia que rindiese tributo a Leigh Anne. ¡Y ella se pasó mirándome todo el rodaje! No fue cómodo, pero me alegro de que estuviera porque me apoyó y me ayudó a hacer y decir las cosas como si fuera ella", declaró la actriz.



Descarga nuestra nueva App para iOS y Android



Comentarios



Publicidad

Compartir en redes sociales



Juarez independiente


 

Diseño de Aplicaciones Móviles