Weekly News

La opinión de
Edna Lorena Fuerte
CASCOS AZULES

18 de noviembre de 2009.

Les sonó exagerada y fuera de lugar la petición de un grupo de empresarios juarenses que solicitaron la llegada de los “cascos azules” de la ONU a esta frontera para controlar la situación de inseguridad. Sí, les pareció exagerada a todos aquellos que no viven el día a día de la violencia de nuestra ciudad. Quienes, por supuesto, no tienen la sensibilidad de pensar lo que significa que sus familias estén expuestas en el mayor estado de indefensión al fuego cruzado de una guerra que ya resulta incomprensible. Pero para quienes vivimos aquí, nada es exagerado si se trata de devolver la tranquilidad a nuestra ciudad.

§ El llamado de estos empresarios, ciudadanos juarenses, no puede, simplemente, ser calificado de fuera de lugar o absurdo, pues es absolutamente legítimo que si no se tienen resultados con las acciones de nuestros gobiernos, alcemos la voz lo más alto posible. Es un grave error desoír la gran desesperación y la falta de respuestas que lleva inmersa esta petición, ahí están reflejados los últimos dos años de promesas incumplidas, la falta total de resultados y la cada vez más grave situación para los ciudadanos. Por más inviable que sea la solicitud, por la misma normatividad del organismo internacional, este llamado no puede ser echado por la borda con total insensibilidad.

§ Es cierto que la solicitud de intervención de la ONU abre un fuerte debate en torno a la soberanía nacional y la autonomía de nuestro país, lo que sin duda debe llevarnos a conducir con tiento la discusión y poner en claro todas las consideraciones que conlleva; pero sin dejar de lado la gravedad de la situación. Quienes han lanzado este grito desesperado son personas con un papel importante en nuestra comunidad, ciudadanos en primer lugar, empleadores y líderes de opinión en su gremio, cerrar los oídos a sus palabras es un gran error.

Minimizar la situación que vivimos en Ciudad Juárez es ofensivo, insensible y tremendamente peligroso, pues se dejan sueltas las riendas de esta situación que hace ya muchos meses que se ha desbocado sin que nadie dé muestras de mantener el control. Si nuestro estado reclama la no intervención y el respeto a su soberanía, tiene que demostrarnos a los ciudadanos que es capaz de mantener a salvo nuestras garantías. Los ciudadanos ya no tenemos más tiempo para esperar la reacción de nuestros gobiernos.

Soy Edna Lorena Fuerte y mi correo es [email protected] para sus comentarios. Gracias.



Descarga nuestra nueva App para iOS y Android



Comentarios



Publicidad

Compartir en redes sociales



Juarez independiente


 

Diseño de Aplicaciones Móviles