Weekly News

Hasta 20 por ciento de fumadores pueden desarrollar enfermedad pulmonar obstructiva crónica: imss

18 de noviembre de 2009.

Hasta el 20 por ciento de las personas que fuman de manera constante y por varios años, pueden padecer Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica (EPOC). Datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) indican que cerca de 210 millones de personas en el mundo padecen esta enfermedad; y más de 16 millones de mexicanos corren riesgo de padecerla por ser fumadores activos.

Desde 2002, el tercer miércoles de noviembre se conmemora el Día Mundial de la EPOC, con el objetivo de llamar la atención de gobiernos, personal de salud y población en general, en especial fumadores, para que conozcan las características de esta enfermedad, potencialmente reversible si es diagnosticada y tratada a tiempo, sobre todo cuando se presentan los primeros síntomas de tos con o sin expectoración de flemas y fatiga excesiva.

El doctor Eliseo Espinosa Poblano, jefe del Servicio de Neumología del Hospital de Cardiología del Centro Médico Nacional (CMN) Siglo XXI, del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), afirmó que la EPOC, sexta causa de muerte a nivel mundial, involucra dos grandes enfermedades: bronquitis crónica y enfisema pulmonar; además causa disminución del diámetro de los bronquios y destrucción irreversible de los pulmones.

Destacó que nueve de cada diez casos de Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica son por causa del tabaquismo. “Se conoce que una persona que ha fumado por lo menos diez años de su vida, diez cigarrillos o más al día, tiene hasta 15 veces más riesgo de desarrollar EPOC que aquellas personas que no fuman”.

Uno de los principales problemas de las personas con la enfermedad es que no acuden al médico ante la presencia de síntomas como tos con expectoración de flemas abundantes y espesas, así como baja condición física, que se traduce en cansancio, y “falta de aire” al realizar alguna actividad física de mediana intensidad.

Espinosa Poblano advirtió que si las personas con este padecimiento no acuden con los especialistas de forma temprana, las complicaciones pueden poner en riesgo la vida de los pacientes; por ello, en el IMSS se cuenta con estudios de espirometría para determinar el grado de obstrucción de los bronquios y clasificar la enfermedad como leve, moderada, severa y muy severa.

El diagnóstico oportuno puede permitir un tratamiento adecuado, con base en broncodilatadores, corticoesteroides inhalados (para reducir la inflamación de las vías respiratorias), antibióticos (en caso de alguna infección) y trasplante de pulmón (en los casos necesarios y en los países que tengan estos recursos).

Destacó que las personas con este padecimiento son más susceptibles a enfermedades de las vías respiratorias en esta época de frío, por lo que se les recomienda la vacunación contra la influenza estacional (una vez al año) y la neumonía por neumococo (cada cinco años).

Dijo que cuando el paciente tiene un caso muy severo de EPOC, se busca la rehabilitación pulmonar, brindarles oxígeno y varios tipos de medicamentos. Sin embargo, la respuesta es poco favorable cuando está avanzada la enfermedad.

El especialista enfatizó que ningún tratamiento es útil si no se suspende el hábito de fumar; esta situación no es sencilla y en la actualidad son más del 50 por ciento las personas que fumaron por primera vez antes de los 18 años de edad. Ante la necesidad de ayuda especializada, el IMSS cuenta con la Clínica de Atención al Fumador.

El tabaquismo es una enfermedad, no un hábito; en la Clínica se brinda un programa de nueve sesiones de trabajo, dos veces por semana, donde se dan pláticas a los fumadores sobre los daños a la salud de su práctica, orientación de tipo psicoterapeútico para modificar sus estilos de vida; apoyo nutricional, pues se tiene la idea de que subirán de peso al dejar de fumar, así como estudios complementarios: espirometría, placa de tórax y análisis de expectoración.

Además, se les apoya con parches y gomas de mascar de nicotina para que logren dejar el tabaco. “Al final del programa tenemos éxito, pues entre 90 a 95 por ciento dejan de fumar. Pero eso no es lo importante, sino que ellos mantengan la abstención por lo menos durante un año, de tal manera que se les dé seguimiento cada tres meses para ver si ha habido alguna recaída”, puntualizó.



Descarga nuestra nueva App para iOS y Android



Comentarios



Publicidad

Compartir en redes sociales



Juarez independiente


 

Diseño de Aplicaciones Móviles