Weekly News

Desata Cadbury la "guerra del chocolate"

18 de noviembre de 2009.

Dos grandes compañías de confitería, responsables de la elaboración de los Kit Kat y los bombones Ferrero Rocher, podrían unir sus fuerzas para adquirir la británica Cadbury tras la OPA fallida de Kraft, una operación que la prensa británica ha bautizado como "la guerra del chocolate".

A pesar de que por el momento ni la estadounidense Hershey (fabricante de las barras de chocolate Kit Kat) ni la italiana Ferrero, que elabora los bombones Ferrero Rocher, han confirmado oficialmente su interés conjunto por Cadbury, varias fuentes "próximas" a ambas empresas han revelado a los diarios las intenciones de los dos gigantes de la confitería.

La alianza de la estadounidense, líder indiscutible del sector chocolatero en su país, y de la italiana, que aportaría solidez financiera al proyecto, se presenta como la única alternativa viable a la OPA hostil formulada el pasado mes por Kraft, que valoraba a la compañía británica en 9.800 millones de libras (11.000 millones de euros) y que fue calificada de "ridícula" por ésta.

Y es que, al igual que ocurre en los últimos meses en sectores como el energético, el aéreo o el de las telecomunicaciones, la confitería tampoco escapa a la caída del consumo derivada de la crisis financiera global.

El estancamiento, y en algunos casos descenso, de las ventas registrado a lo largo de 2009 ha presionado tanto las cuentas de resultados de las empresas como su cotización bursátil.

Ante esta situación, la salida más próxima se presenta mediante la unión de fuerzas con otras firmas del sector con las que poder complementar la actividad y reducir costes asociados al proceso productivo.

Este es el principal atractivo que tanto Hershey como Ferrero podrían encontrar en Cadbury, cuyos principales mercados son el británico y el australiano con marcas como Crunch o Flakes, territorios aún sin explotar por las interesadas.

También se encarga de la producción de los chicles Trident, que en el mercado estadounidense amenazan el liderazgo de Wringley, propiedad de Hershey.

En la Europa continental la presencia de la británica es aún muy débil, pero se trata de un mercado plenamente abastecido por Ferrero.

Según comentó una fuente cercana a Cadbury al rotativo "The Guardian", la firma no ha recibido por el momento noticia alguna acerca de la presunta alianza entre Hershey y Ferrero.

La fuente precisó que "Cadbury no está en venta, aunque considerará cualquier oferta que valore a la compañía en su justa medida y pueda ser interesante para los accionistas".

En la actualidad, Hershey emplea a 12.000 trabajadores, Ferrero a 22.000 y Cadbury a 46.000.

De llegar a buen puerto la eventual oferta, la fuerza laboral de la empresa resultante alcanzaría los 80.000 trabajadores, una ingente plantilla que ha despertado el recelo de los sindicatos británicos, los cuales temen que una posible adquisición se traduzca en un recorte de personal.

Los expertos están a la espera de la reacción de Kraft, que, si sigue interesada en la británica, podría tener que mover ficha y aumentar el valor de su oferta para hacer frente al consorcio Hershey-Ferrero.



Descarga nuestra nueva App para iOS y Android



Comentarios



Publicidad

Compartir en redes sociales



Juarez independiente


 

Diseño de Aplicaciones Móviles