Weekly News

Al descubierto, vida en la profundidad del mar

23 de noviembre de 2009.

Los científicos que catalogan por primera vez la vida de los océanos expresaron su sorpresa y fascinación por el descubrimiento de miles de especies, muchas nuevas para la ciencia, que en muchos casos viven en grandes profundidades donde nunca llega la luz.

Los científicos del Censo de la Vida Marina (CVM), un proyecto internacional que presentará en 2010 el primer listado de la vida oceánica, ya han registrado 17,650 especies que viven a más de 200 metros de profundidad y otras 5,722 que habitan a más de un kilómetro de profundidad, donde casi no llega la luz del Sol.

Es lo que los estudiosos definen como la "zona de crepúsculo", el lugar donde la ausencia de luz impide el proceso de fotosíntesis y, por lo tanto, la existencia de una flora activa.

Los investigadores expresaron su sorpresa por la diversidad de la vida en las profundidades abismales, donde se puede encontrar numerosos organismos vivos, ya que muchas de estas especies llegan a vivir a profundidades de hasta 5 kilómetros.

El doctor Robert Carney, uno de los responsables del proyecto que estudia la vida a lo largo de los márgenes continentales del mundo, destacó que es "difícil de entender que haya tanta diversidad" en el fondo de mares y océanos.

"Aunque el barro de los fondos profundos parece ser monótono y pobre en alimentos, ese barro monótono tiene la máxima diversidad de especies posible", señaló Carney, que relacionó esta diversidad con las numerosas maneras de supervivencia que tienen que desarrollar los organismos vivos para sobrevivir en un ambiente tan hostil.

Entre las criaturas más extrañas que encontraron los investigadores está un octópodo de dos metros de longitud que vive a 1.5 kilómetros de profundidad en aguas del centro del Océano Atlántico y que fue bautizado como "Dumbo" por las largas aletas con forma de orejas que utiliza para desplazarse.

Los investigadores destacaron la existencia de un gusano marino, que fue sorprendido mientras ingería crudo petrolífero en aguas del Golfo de México. Cuando fue sacado del fondo marino por el brazo de un robot el crudo manaba a raudales del gusano.

También en el Golfo de México, a 2.7 kilómetros de profundidad, los científicos grabaron en video el momento en que una larva transparente avanzaba apoyándose en sus numerosos tentáculos.

Los responsables del censo manifestaron que es "indescriptible" la cantidad de especies descubiertas, desde invertebrados multicolores, pasando por corales y erizos de mar que son capaces de sobrevivir un kilómetro por debajo de la superficie marina.

Carney, profesor de la Louisiana State University en Baton Rouge (EU), subrayó que la gran mayoría de criaturas recogidas de los fondos abismales son nuevas para la ciencia y que de los 680 especímenes de copépodos que se recogieron sólo se conocían siete.

El científico, uno de los pioneros en el descenso a las profundidades marinas con submarinos, dijo que la costa española, tanto la del Atlántico como la del Mediterráneo, "son especialmente interesantes" por las grandes profundidades a la que se sitúa el fondo marino.

El investigador Mike Vecchione, del Instituto Smithsonian de Washington, dijo que una de las principales contribuciones del proyecto es un mejor entendimiento de cómo "el ecosistema marino está estructurado verticalmente". La mayoría de los alimentos se produce en la superficie y cae al fondo donde no existe luz que permita su creación, pero proporcionan sustento a una increíble variedad de formas de vida" explicó Vecchione.



Descarga nuestra nueva App para iOS y Android



Comentarios



Publicidad

Compartir en redes sociales



Juarez independiente


 

Diseño de Aplicaciones Móviles