Weekly News

Suman 46 las víctimas de matanza en Filipinas

25 de noviembre de 2009.

El hallazgo de otros 22 cadáveres eleva a 46 el número de asesinados en la matanza cometida por uno de los clanes dominantes en Maguindanao, provincia del Sur de Filipinas, donde rige el estado de excepción para evitar que crezca la violencia.

Las fuerzas de seguridad localizaron más muertos en dos lugares distintos en un área remota de la provincia de Maguindanao y cerca del sitio donde el lunes aparecieron los cadáveres de 24 personas del grupo que fue secuestrado ese día, indicó el jefe de la Policía regional, Josefino Cataluña.

El director de la Policía, general Jesús Verzosa, viajó a la zona para ponerse al frente de la investigación, que arrancó con la destitución de un oficial y agentes del cuerpo implicados en la matanza llevada a cabo por el clan encabezado por Andal Ampatuan, gobernador de la provincia.

Cientos de policías y soldados fueron desplegados para detener a los asesinos y evitar una ola de venganzas en Maguindanao y la provincia vecina de Sultan Kudarat, feudos de los dos clanes cuya rivalidad desató la matanza, y en respuesta, la decisión del Gobierno de declarar medidas militares excepcionales.

Tanto en Maguindanao, controlada por el clan de los Ampatuans, aliado del Gobierno de la presidenta Gloria Macapagal Arroyo, como en Sultan Kudarat, plaza fuerte del clan de los Mangudadatu, considerado cercano al rebelde Frente Moro de Liberación Islámica y también en la ciudad de Cotabato, el Ejército ha sido autorizado a imponer el toque de queda y registrar viviendas sin mandamiento judicial.

"Las Fuerzas Armadas y la Policía Nacional tienen órdenes de ejecutar todas las medidas previstas por la Ley y la Constitución para prevenir y abortar los incidentes de violencia en las áreas mencionadas", según el decreto de estado de excepción.

El lunes, 100 hombres armados secuestraron a más de 40 civiles de una caravana electoral que iba a presentar la candidatura a Gobernador de Ismail Mangudadatu, quien le quiere disputar el puesto al poderoso Andal Ampatuan, un "datu" o jefe tribal musulmán temido en el sur de la isla de Mindanao.

Los pistoleros se fueron luego a las montañas y poco después, los militares que los siguieron hallaron 24 cadáveres, al menos 21 de ellos decapitados o mutilados, incluidos los de mujeres que presentaban signos de ser violadas.

Entre los muertos figuran abogados en derechos humanos, varios periodistas y la mujer y 2 hermanas de Mangudadatu, quien acusó al líder del clan rival de haber ordenado la matanza, según dijeron 4 rehenes que escaparon.

"Todo había sido preparado con antelación, incluso habían cavado un hoyo para enterrar los cuerpos", explicó Mangudadatu.

El Ejército sospecha que el asalto fue organizado por Unsay Ampatuan, uno de los 30 hijos que el gobernador tiene con sus 4 mujeres y que es, además, alcalde de Buluan, donde el segundo al frente del consistorio es Mangudadatu, su enemigo declarado.

Mangudadatu dijo que uno de los supervivientes le indicó que los secuestradores hablaban en nombre de Zaldy Ampatuan, considerado el favorito de su padre y jefe de la Región Autónoma del Mindanao Musulmán.





Descarga nuestra nueva App para iOS y Android



Comentarios



Publicidad

Compartir en redes sociales



Juarez independiente


 

Diseño de Aplicaciones Móviles