Weekly News

Busca candidatura filipino que perdió esposa en masacre

27 de noviembre de 2009.

Un político cuya esposa y familiares estuvieron entre 57 personas masacradas en el sur de Filipinas en al parecer un intento de impedir que se postulara para gobernador presentó el viernes su candidatura a la elección.

"Sólo la muerte puede impedir que compita", dijo Ismael Mangudadatu, escoltado por soldados, un comandante de policía y un general de alto rango del ejército. Presentó sus documentos a la Comisión Electoral en Maguindanao, capital provincial de Sharrif Aguak.

Su caravana de más de 50 vehículos tomó el mismo camino en el que su esposa, dos hermanas, partidarios y periodistas fueron detenidos y asesinados el lunes, lanzando sus cadáveres a fosas comunes.

A lo largo de la carretera, grupos de personas saludaban a los autos y levantaban sus pulgares y puños en señal de aprobación y apoyo. Pero dentro de Shariff Aguak, fortificación del clan rival Ampatuan, la atmósfera era diferente. No había multitudes entusiastas y sólo algunos peatones.

El principal sospechoso de los asesinatos, Andal Ampatuan Jr., un vástago del clan que ha regido sin oposición en Maguindanao durante años, se entregó el jueves al existir amenaza de un ataque militar contra el complejo de su familia. Se espera que sea acusado de los asesinatos más tarde durante el viernes. El mantiene que es inocente.

"Esto simboliza nuestra libertad. Espero que esto sea el inicio de nuestra liberación", señaló Mangudadatu, vistiendo una camiseta rayada roja y pantalones vaqueros. Con orgullo mostró su certificado de candidatura a reporteros y partidarios.

Aproximadamente 100 partidarios le aplaudieron y ovacionaron afuera de la oficina electoral, gritando "¡Allahu Akbar!" (Dios es grande).

Mangudadatu, vice alcalde de Buluan, hizo lo impensable cuando decidió competir en las elecciones de mayo del 2010. Habiendo recibido amenazas de muerte, envió el lunes a su esposa y otras mujeres de su familia para presentar sus documentos, esperando que las mujeres no fueran víctimas del tipo de violencia que reina regularmente en la región.

Al preguntar los reporteros a Ampatuan si era responsable de los asesinatos, éste respondió: "no hay verdad en ello. la razón por la que vine es para probar que no me estoy ocultando y que no soy culpable".

Más tarde, después de ser llevado a Manila, dijo que un comandante de un grupo separatista musulmán grande era responsable de la masacre. Eid Kabalu, vocero del Frente Moro Islámico de Liberación, el cual está en pláticas de paz con el gobierno, dijo que las guerrillas no tuvieron nada que ver con los asesinatos.



Descarga nuestra nueva App para iOS y Android



Comentarios



Publicidad

Compartir en redes sociales



Juarez independiente


 

Diseño de Aplicaciones Móviles