Weekly News

Aventaja Porfirio Lobo en elecciones de Honduras

30 de noviembre de 2009.

Hasta el cierre de la edición, el candidato ya era el virtual ganador; Manuel Zelaya pide que se repitan elecciones.

Porfirio Lobo, candidato a la presidencia por el Partido Nacional, aventajaba ayer por la noche los comicios de Honduras con un 55.9% de los sufragios, seguido por su contrincante Elvin Santos con un 38.9%, según datos preliminares del Tribunal Supremo Electoral.

Luego de escrutar de forma preliminar el 61.86% de las actas, el organismo indicó que Lobo tiene 897,335 votos y Santos, del Partido Liberal, 613,384.

"A la comunidad internacional les digo: ha hablado Honduras, en elecciones libres y cristalinas; tienen la obligación moral de reconocer este proceso", dijo el secretario del Tribunal Supremo Electoral, Enrique Ortez.

En una rueda de prensa, los magistrados informaron que hubo una participación del 61.3% del electorado.

El presidente del Tribunal, Saúl Escobar, dijo que los datos son preliminares, ya que aún falta hacer una segunda verificación que no fue posible hacer debido a una falla técnica.

"Ha habido una dificultad técnica y el proceso se completará" una vez quede subsanada dicha dificultad.

El único incidente reportado durante la jornada electoral ocurrió cuando la Policía dispersó con gases y chorros de agua a simpatizantes del presidente derrocado Manuel Zelaya en San Pedro Sula, la segunda ciudad del país, a unos 180 kilómetros al Noroeste de Tegucigalpa.

Con los comicios, el Gobierno de facto espera zanjar la crisis política desatada por el derrocamiento de Zelaya el 28 de junio. Pero el líder depuesto llamó a la población a abstenerse de votar por considerar el proceso electoral ilegítimo.

"Tiene que repetirse el proceso electoral. Estados Unidos (cuyo Gobierno lo avaló) tiene que rectificar... tiene que darse cuenta de que el proceso debe ser anulado", dijo Zelaya en entrevista desde la embajada de Brasil, donde está confinado desde el 21 de septiembre tras volver al país subrepticiamente.

Al momento de cerrar las urnas, Zelaya emitió un comunicado en que sostuvo que con base en información "estadística, técnica y científica de más de 1,400 puntos en los departamentos que representan el 80% de la población, el abstencionismo oscila en el 65%".

De esa cuenta, dijo, "como presidente de los hondureños declaro este proceso ilegítimo y debe ser anulado y reprogramado en un estado de derecho".

Las elecciones comenzaron oficialmente a las 7 de la mañana y a las 4 de la tarde el Tribunal Supremo Electoral decidió extender una hora el horario de la jornada electoral y cerrar los centros de votación a las 5.

El presidente de facto Roberto Micheletti llamó a la población a acudir de forma masiva a las urnas instaladas en 5,370 centros de votación.

El 2 de diciembre el Congreso debatirá si reinstala a Zelaya en el poder, ante lo cual el gobernante depuesto advirtió que de darse así, "no acepto la restitución. Sería avalar el golpe de Estado y la farsa electoral, sería perder mi dignidad y mi honor, que es lo que me queda en esta vida".

El tribunal electoral registró más de 500 observadores internacionales, pero estuvieron ausentes misiones de observación de la Organización de los Estados Americanos y la Unión Europea que tradicionalmente verifican los procesos electorales en la región.

Estados Unidos, Perú y Costa Rica dijeron que si las votaciones se efectúan de una forma transparente y creíble, reconocerían los resultados. Otros países, como Ecuador, Uruguay, Brasil y varios más, rechazaron avalar el proceso.



Descarga nuestra nueva App para iOS y Android



Comentarios



Publicidad

Compartir en redes sociales



Juarez independiente


 

Diseño de Aplicaciones Móviles