Weekly News

Ser testigos de "El Mayo" los llevó a la muerte

2 de diciembre de 2009.

Apenas el 20 de noviembre pasado, Jesús Zambada Reyes, hijo del narcotraficante Jesús Reynaldo Zambada García, alias "El Rey" , fue hallado sin vida en un inmueble de la colonia Santa Ursula Xitla, delegación Tlalpan.

Ayer martes, Edgar Bayardo del Villar, ex subprocurador de la Policía Federal, fue asesinado en la colonia del Valle.

Ambos personajes tiene dos conexiones: una, nexos con el cártel de Sinaloa, específicamente con Ismael “El Mayo” Zambada; y dos, eran testigos protegidos de la Procuraduría General de la República (PGR).

Sobre el sobrino de “El Mayo”, la versión oficial fue que el joven de 22 años de edad se suicidó.

Zambada Reyes fue detenido con su padre en octubre de 2008 en la colonia Lindavista y posteriormente se acogió al programa de testigos colaboradores de la PGR.

Por su parte, Bayardo del Villar estuvo involucrado en presuntos hechos de corrupción, por lo que en noviembre de 2008 fue detenido durante la "Operación Limpieza", una limpia en la policía.

La "caída" de Bayardo fue atribuida a “El Rey Zambada”, el padre de la otra víctima, pues sucedió semanas después de la captura del hermano del capo.

Testigos ¿protegidos? Diputados del Partido Revolucionario Institucional (PRI) presentaron una iniciativa para reformar los artículos 34 y 35 de la Ley Federal contra la Delincuencia Organizada y 248 del Código Penal Federal, con el fin de castigar con penas de hasta 12 años a testigos protegidos o colaboradores que falseen información.

La iniciativa -presentada por los diputados Gerardo Vargas Landeros, Raúl Cervantes Andrade, Emilio Gamboa Patrón, Gilberto Ojeda Camacho, Francisco Rivera Bedoya y César Camacho Quiroz- pide que el castigo se aplique también a servidores públicos que promuevan la comisión de ese delito.

Según información dada a conocer en marzo pasado, a nivel nacional más de 80% de las investigaciones relacionadas con delincuencia organizada se sustentan en testimonios de personas vinculadas al crimen, sin embargo, los diputados afirman que la mayoría de los dichos aportados por estos presuntos delincuentes resultan mentira.

Desde 1996, se instauraron las figuras de testigo protegido y colaborador. El primero se utiliza para que la PGR otorgue apoyo y protección suficiente a las personas, cuando por su intervención en un procedimiento penal sobre los delitos de delincuencia organizada así se requiera.

De igual forma, detallaron que para terminar con las organizaciones criminales se instauró la imagen de colaborador, que consiste en otorgarles diversos beneficios legales a los miembros de la delincuencia organizada para que presten ayuda eficaz en la investigación y persecución de delincuentes.



Descarga nuestra nueva App para iOS y Android



Comentarios



Publicidad

Compartir en redes sociales



Juarez independiente


 

Diseño de Aplicaciones Móviles