Weekly News

Crean en EU tribunales especiales para adictos

3 de diciembre de 2009.

WASHINGTON, EU.- En un lapso de cinco años, Candice Singer pasó de ser una respetada abogada defensora de menores a una indigente adicta a la metadona que llegó a meterse en la casa de un desconocido para tomar una ducha

Cuando finalmente fue arrestada, ya tenía un prontuario con 24 robos de viviendas y había sido acusada de preparar metadona para su consumo en la casa de su madre. Hubiera podido pasar al menos cinco años en la cárcel, pero su abogado logró que su caso fuese manejado por un tribunal especial del estado de Nueva Jersey para adictos, que dispuso un tratamiento de desintoxicación en lugar de la prisión.

"Ese tribunal me salvó la vida", dice Singer, de 49 años. "Si hubiera ido a la cárcel, al salir hubiera seguido usando drogas. Y hoy probablemente estaría muerta".

Han pasado 20 años desde que comenzaron a funcionar en Miami los primeros tribunales especiales para drogadictos, ideados como una forma innovadora de lidiar con los adictos que no son violentos, internándolos en centros de rehabilitación sin que tengan que pasar por la justicia penal.

Desde entonces se han creado más de 2,300 tribunales para adictos en todo el país, a los que se les atribuye haber reducido los delitos y ahorrado mucho dinero, ya que la encarcelación es una solución más costosa.

A pesar de su éxito, sólo un 10% de los 1.2 millones de drogadictos que cometen delitos tiene acceso a estos tribunales. El Gobierno de Obama se propone asignar más fondos para que abran nuevos tribunales.

"Hay mucha gente que necesita estos programas y no damos abasto", manifestó Doug Marlowe, director del departamento de ciencia, políticas y leyes de la Asociación Nacional de Tribunales para Adictos (National Association of Drug Court Professionals). El problema más grande es la falta de fondos, según entendidos.

Los tribunales recibieron 64 millones de dólares del Gobierno nacional este año y en 2010 el Congreso pediría 100 millones.

Crear una verdadera red nacional de tribunales para adictos, no obstante, requeriría mucho más dinero, unos 1,500 millones de dólares a lo largo de seis años, según la asociación que agrupa a estos tribunales.

"Cuesta hacerle entender a la gente que si uno gasta este dinero, se ahorrará mucho más", manifestó Gil Kerlikowske, director de lucha antidrogas de la Casa Blanca.

Los problemas de Singer comenzaron cuando era adolescente y consumía alcohol, cocaína y heroína. Hizo un tratamiento de rehabilitación a los 20 años y no volvió a consumir drogas por 15 años. Pero acarreaba consigo una depresión y ansiedad que no habían sido debidamente tratados y que se agravaron al enfrentar las presiones típicas de un abogado. Acudió a la metadona y en poco tiempo su vida se vino abajo.

Hoy es parte del 75% de adictos que dos años después de haber sorteado exitosamente el programa de rehabilitación de los tribunales especiales no ha vuelto a consumir drogas



Descarga nuestra nueva App para iOS y Android



Comentarios



Publicidad

Compartir en redes sociales



Juarez independiente


 

Diseño de Aplicaciones Móviles