Weekly News

Reeligen a Evo Morales para segundo mandato

7 de diciembre de 2009.

LA PAZ, BOLIVIA.- El presidente Evo Morales ganó de forma abrumadora las elecciones en Bolivia con más del 63% de los votos, según conteos rápidos de medios de comunicación al concluir el domingo una jornada electoral tranquila.

Si los resultados se confirman Morales gobernará hasta 2015 con amplia mayoría en las dos cámaras de la Asamblea Legislativa Plurinacional, pero no dos tercios como espera el presidente. Sin embargo, tendrá un mandato con mayor respaldo popular que el 54% de los votos con los que ganó en 2005. Tras conocerse los primeros resultados, centenares de partidarios de Morales abarrotaron la plaza Murillo frente al palacio presidencial, donde el mandatario tiene previsto dar un discurso más tarde. La Oposición salió diezmada con una votación que ronda el 28% para el segundo en carrera, el ex gobernador de derecha Manfred Reyes Villa. A diferencia de otros comicios anteriores en los que también ganó, esta vez Morales mejoró su votación en regiones dominadas por sus opositores. "Evo Morales tiene un mandato como ningún otro presidente en el hemisferio, incluyendo (el mandatario estadounidense) Barack Obama", dijo el analista Jim Shultz del Centro para la Democracia con asiento en Cochabamba. "Esta es la quinta elección nacional en cuatro años y su margen de victoria sólo ha aumentado". Morales tenía control de la Cámara de Diputados, pero no del Senado, que estaba dominado por la Oposición, la cual se constituyó en un freno a su Gobierno. Tras la jornada, Reyes Villa reconoció su derrota y dijo que "la polarización continúa en el país por la dispersión del voto". Consideró que su campaña fue modesta frente al "abismal" despliegue propagandístico del Gobierno. El mandatario necesitará un respaldo de dos tercios de los integrantes de la Asamblea Legislativa para aprobar una Ley marco de autonomías para las regiones, uno de los asuntos que atizó la confrontación política que por poco lleva al país a la fractura en los pasados cuatro años. Su principal reto será consolidar la nueva Constitución que configura un nuevo Estado plurinacional con mayor participación de los indígenas, que son mayoría en el país. La redes de ATB y Unitel le atribuyeron a Morales el 62% de los sufragios, mientras que Reyes Villa sumó poco más del 27% y el empresario de tendencia centrista Samuel Doria Medina tuvo 6%. Morales aprobó un régimen de autonomías para las regiones y para los pueblos indígenas que es cuestionado por líderes políticos regionales. Si el mandatario consolida su amplio triunfo electoral la Oposición política estará más arrinconada "y lo que veremos en los próximos años será una disputa interna en el Gobierno entre una facción moderada y otra radical", dijo el analista Gonzalo Mendieta. La Corte Nacional Electoral anunció que cerca de la medianoche de ayer daría a conocer un resultado oficial sobre el 30% de los votos computados. Los bolivianos concurrieron masivamente a los centros de votación. El jefe de la misión de observadores de la OEA, Horacio Serpa, destacó que los electores acudieron masivamente a las casillas de los comicios, en los que participaron ocho alianzas de diversas tendencias políticas. "Fue una jornada alegre, tranquila y totalmente pacífica y de gran participación que la misión nuestra le otorga especial legitimidad", dijo Serpa en una primera rueda de prensa. Por primera vez, los bolivianos que residen en Argentina, Brasil, España y Estados Unidos pudieron emitir su voto. De niño nunca tuvo nada y sobrevivió a la extrema pobreza, pero hoy Evo Morales, reelecto ayer, es visto como la esperanza de su pueblo que emerge del subdesarrollo y se convierte en un líder antipobreza. El indio aymara, de 50 años, cuyo norte político es la revolución cubana y sus referentes son Fidel Castro y Rigoberta Menchú, consiguió consolidarse para un segundo mandato al obtener entre 60 y 62 por ciento de los votos. Dirigente cocalero y líder del Movimiento al Socialismo (MAS), Morales derrotó estrepitosamente a la Oposición política, liderada por Manfred Reyes Villa, que desde las provincias intentaron socavar las estructuras del Gobierno. Morales siempre recuerda que de niño sufrió intensamente la pobreza al grado que masticaba las cáscaras de las naranjas que la gente arrojaba desde los autos, "ya que no tenía dinero para comprar la fruta". El actual jefe de Estado que puso en jaque al empresariado al iniciar en 2006 un proceso de nacionalización de los hidrocarburos y comenzó un reparto de tierras, se ha enfrentado a Estados Unidos y ha expulsado a diplomáticos. Político y activista boliviano nacido el 26 de octubre de 1959, en la Orinoca, poblado minero del Departamento de Oruro habla como lengua materna el aymara y como segundo, el castellano. A principios de los 80, emigró junto a su familia al Este de Bolivia donde se dedicó a la agricultura, entre ellos el cultivo de coca y su lucha por esta planta milenaria lo catapultó a la escena política de las protestas. Cuando fue dirigente encabezó decenas de protestas y bloqueos y logró junto a otros grupos políticos echar del poder al ex presidente Gonzalo Sánchez de Lozada, en octubre de 2003, debido a que éste incumplió con nacionalizar los hidrocarburos. Morales defiende el cultivo de la hoja de coca y rechaza que ésta sea mala o que dañe a alguien y ha indicado que la planta milenaria forma parte de la cultura aymara.

Acostumbrado al "dribling" -dominar el balón en carrera, eludir y anotar goles-, el presidente Morales tiene frente a sí un partido difícil: refundar Bolivia con una Carta Magna estigmatizada de "indigenista" y "racista".

Los fundamentos técnicos de su habilidad para jugar futbol podrían servirle para agudizar su ingenio y preservar su proyecto político indigenista y socialista que busca unir los 36 mini-Estados o "naciones étnicas".

Evo, que gobierna frente a la Plaza Murillo y se apoltrona ante una gran mesa rectangular de madera, en un salón con alfombras persas, cortinas de terciopelo, iluminado por las arañas de 8 brazos, rechaza que haya dos Bolivias.

El jefe de Estado, quizá el único que lleva su propia agenda y arranca sus actividades a las cuatro de la mañana, afirma que, desde Bolivia ha iniciado el proceso de refundación mediante el cual se acaba el latifundismo y se le da un mayor rol a los indígenas.

Morales ha reiterado que sin venganzas, ni rencores, buscará condiciones de igualdad para los indígenas, a cuyos antepasados les sacaban los ojos y les cortaban las manos por el solo "delito" de haber aprendido a leer y escribir





Descarga nuestra nueva App para iOS y Android



Comentarios



Publicidad

Compartir en redes sociales



Juarez independiente


 

Diseño de Aplicaciones Móviles