Weekly News

Ayuda UE a países pobres contra cambio climático

11 de diciembre de 2009.

La Unión Europea (UE) acordó, en el primer día de la cumbre de sus 27 países miembros, enviar ayuda urgente para que los países en desarrollo luchen contra el cambio climático entre 2010 y 2012, aunque no definió su monto.

"Estamos trabajando aún en lo que los países europeos van a poner sobre la mesa de forma voluntaria. Vamos a trabajar toda la noche para reunir una cifra", explicó el primer ministro sueco y presidente de turno de la UE, Fredrik Reinfeldt.

Lo que sí se acordó fue que la contribución sea voluntaria, un detalle que atiende a las inquietudes de los miembros más pobres del Este europeo, que alegan que ellos mismos aún necesitan ayuda para adaptar sus economías a un sistema menos contaminante.

Según fuentes diplomáticas, el objetivo de la presidencia sueca es reunir entre los 27 países miembros compromisos suficientes para sumar cerca de dos mil millones de euros (unos tres mil millones de dólares) al año, seis mil millones de euros (unos nueve mil millones de dólares) para todo el periodo.

Durante la cena de ayer, en el primer día de la cumbre dedicada a evaluar los avances en la conferencia de Copenhague sobre el clima, Reinfeldt logró un total de cuatro mil 500 millones de euros (unos seis mil 600 millones de dólares) en promesas.

Entre los países que ya se han pronunciado al respecto, Reino Unido figura como el mayor contribuidor, con un total de 295 millones de euros anuales (434 millones de dólares), seguido de Suecia, con 250 millones de euros (368 millones de dólares).

España prometió liberar 100 millones de euros por año (147 millones de dólares), mientras otros 53 millones (78 millones de dólares) serían procedentes de Dinamarca, 50 millones (73 millones de dólares) de Bélgica y 33 millones (48 millones de dólares) de Finlandia.

Francia prometió ofrecer una "generosa aportación", pero hasta el final de la primera jornada de la cumbre no había hecho públicas sus cifras, así como Alemania.

Además de definir los valores para la ayuda de carácter urgente, el premier sueco resaltó la importancia de que los gobernantes europeos se pongan de acuerdo también ahora sobre cifras generales para su contribución de cara a 2020.

La financiación de medidas contra el cambio climático en los países en desarrollo es una cuestión clave en las negociaciones de Copenhague, que la próxima semana llegan a su recta final.

De momento, los 27 también optaron por no incrementar su meta de recorte de emisiones del 20 hasta el 30 por ciento en relación a los niveles de 1990 por considerar que las condiciones impuestas aún no se han reunido.

"La oferta continúa: ofrecemos un avance hasta el 30 por ciento si el resto del mundo ha desarrollado el mismo movimiento. Y urgimos al resto del mundo desarrollado a hacer un esfuerzo similar", justificó Reinfeldt.

El premier sueco señaló que la UE es responsable por sólo un 13 por ciento de las emisiones globales de gases con efecto invernadero y, por lo tanto, no debe ser la única a comprometerse a reducciones.

"El problema es global. Precisamos de una respuesta global", sentenció.



Descarga nuestra nueva App para iOS y Android



Comentarios



Publicidad

Compartir en redes sociales



Juarez independiente


 

Diseño de Aplicaciones Móviles