Weekly News

Soportan 4 diputados trabajo legislativo del PRI; el resto exhibe novatez

14 de diciembre de 2009.

En la víspera del final del Primer Periodo Ordinario de Sesiones de la LXI Legislatura de la Cámara baja, la mayoría de los diputados poblanos han evidenciado limitaciones en el conocimiento de los instrumentos parlamentarios, escasa presentación de propuestas legislativas e insuficiente gestión, de acuerdo con documentos publicados por la Secretaría de Servicios Parlamentarios de San Lázaro.

Un balance sobre el periodo que terminará con la sesión de este martes 15 de diciembre, arroja que el trabajo global de los representantes por Puebla está soportado prácticamente en sólo cuatro de los 18 diputados federales: Alberto Jiménez Merino, del PRI, con 37 propuestas presentadas ante el pleno; Juan Carlos Natale López, del PVEM, con nueve, así como los priístas Francisco Ramos Montaño, con ocho y Juan Pablo Jiménez Concha, con seis.

De acuerdo con los documentos publicados por la Cámara baja, hasta la sesión del pasado jueves 10 de diciembre había diputados que incluso no han subido ningún punto de acuerdo o iniciativa, en calidad de proponentes.

Lista de propuestas presentadas ante el pleno por diputados federales poblanos, en calidad de proponentes:



Hay propuestas de otros legisladores a las que los poblanos han sumado su apoyo en calidad de suscriptores (antes de su presentación) o adherentes (luego de su presentación); sin embargo, para calificar su desempeño individual deben considerarse solamente las que son de su autoría, es decir, que fueron presentadas en calidad de proponentes.

Cabe mencionar que las propuestas presentadas no corresponden estrictamente a participaciones en tribuna de cada legislador, ya que, por acuerdo de los coordinadores de la LXI Legislatura, se determinó que algunos de los puntos de acuerdo e iniciativas sólo serían leídas por el presidente de la Mesa Directiva, para luego turnarse a comisiones.

De esta manera, se buscó la economía procesal, para contribuir a la agilidad en la presentación de más propuestas, sin que los legisladores tuvieran necesariamente que esperar su turno en tribuna.

Pocos, los más trabajadores

El legislador que encabeza la lista con más propuestas entre los poblanos es Alberto Jiménez Merino, quien hasta la sesión del 10 de diciembre de 2009, lleva la delantera con 37. De ellas, 36 son puntos de acuerdo y una iniciativa, que abordan temas de presupuesto para el campo, desarrollo de cadenas productivas, biocombustibles, gestión para obras carreteras y cadenas productivas en el estado de Puebla, educación y federalismo hacendario, entre otras. Jiménez Merino ocupa por segunda ocasión una curul federal y coordina al Sector Agrario del PRI.

Le sigue el verde Juan Carlos Natale López, con nueve: tres iniciativas y seis puntos de acuerdo, principalmente en temas de reelección legislativa, derechos de los periodistas, impuestos, leyes reguladoras de energía, austeridad en los poderes Legislativo y Ejecutivo, derechos de los jóvenes y deporte.

Natale, a pesar de no contar con experiencia legislativa ni cualidades destacadas, ha sabido aprovechar y explotar el apoyo del grupo de asesores del Partido Verde en San Lázaro, que ha destacado en anteriores legislaturas.

El tercero más participativo es el priísta Francisco Ramos Montaño, con tres iniciativas y cinco puntos de acuerdo, sobre temas relacionados con derechos humanos, juventud, impuestos, educación, competitividad de la micro, pequeña y mediana empresas y turismo, entre otras.

La lista de los más participativos la cierra el también tricolor Juan Pablo Jiménez Concha, con seis puntos de acuerdo, en los que ha abordado temas como costos de las carreteras de cuota, tráfico de arte sacro y zonas arqueológicas, entre otros.

La experiencia no hace la diferencia

A pesar de que podría pensarse que los más participativos de la bancada poblana deberían ser quienes han tenido experiencia parlamentaria anterior, la realidad de las propuestas presentadas por los poblanos en el primer periodo ordinario de sesiones de la LXI Legislatura muestra lo contrario.

Y es que de los cuatro más participativos, sólo uno, Jiménez Merino, cuenta con experiencia legislativa federal anterior, mientras que Jiménez Concha tiene experiencia en el Congreso local; los otros dos, Natale y Ramos, son diputados federales por primera vez y paradójicamente los más jóvenes de los representantes poblanos.

Una mención aparte merece la priísta María del Carmen Izaguirre Francos, que es diputada federal por segunda ocasión y que ha enfocado su trabajo sólo en iniciativas, hasta reunir tres presentadas, dejando de lado los puntos de acuerdo.

Desconocimiento de instrumentos parlamentarios

Hay casos en los que se evidencia el desconocimiento de los instrumentos parlamentarios, como el de la diputada Blanca Estela Jiménez Hernández, quien el pasado 3 de diciembre presentó un punto de acuerdo por el que se exhorta al secretario de Gobernación a que "regule o cambie de horario algunos programas televisivos que generan violencia a la población infantil. Que se promuevan programas culturales de flora, fauna, educación cívica, historia de México, historia universal, así como documentales que eleven la cultura y la moral educativa de la población infantil".

En este caso, el llamado para regular la telebasura, aplaudible a todas luces, es inadecuado en su procedimiento, pues para cumplir con el objetivo que busca Jiménez Hernández lo más adecuado hubiera sido presentar una iniciativa de reforma a la Ley de Radio y Televisión, pero no hacer un llamado al titular de Gobernación federal para que arbitrariamente cambie los contenidos.

Como otro ejemplo, está un punto de acuerdo de la priísta Isabel Merlo Talavera, que el 5 de noviembre presentó una solicitud para la creación de la Comisión Especial para el Fomento y Desarrollo del Árbol del Hule, loable labor que sin embargo está dentro de las facultades de la Comisión Ordinaria de Agricultura y Ganadería, por lo que su propuesta está de sobra.

Asimismo, el hijo del ex gobernador Melquiades Morales, Fernando Morales Martínez, presentó una iniciativa errada de reforma a la Ley Orgánica del Congreso, para crear una comisión ordinaria adicional a las 44 que ya existen.

Morales planteó la creación de la Comisión de Protección Civil, pasando por alto que esta tarea se engloba en las responsabilidades de la Comisión de Gobernación, que actúa de manera similar a la definición de responsabilidades del Poder Ejecutivo, en donde la Coordinación General de Protección Civil forma parte del organigrama de la Secretaría de Gobernación.

La intención de Fernando Morales es convertirse en presidente de esa instancia, pues días después se sumó a la solicitud de otro legislador que, como punto de acuerdo, propuso crear una Comisión Especial de Protección Civil, planteamiento que tiene más sentido, pues estas instancias especiales se conforman por acuerdo de los grupos parlamentarios, sin necesidad de modificar la Ley Orgánica del Congreso; actualmente esta petición está en análisis

Sin embargo, la petición para crear comisiones, especiales y ordinarias, a la menor provocación o por intereses y protagonismos particulares, sólo contribuye a la obesidad burocrática de la Cámara, como sucedió en el pasado, en donde llegaron a conformarse comisiones absurdas; por ejemplo, en la LVII hubo hasta una Comisión de Corrección de Estilo, que por cierto presidió la poblana América Soto.

Y los ejemplos de inexperiencia son muchos más en el trabajo parlamentario de la mayoría de los 18 diputados federales poblanos -16 de mayoría relativa y dos plurinominales- que, sin embargo, aún cuentan con más de dos años y medio para aprender y servir correctamente a sus representados.

Mientras esto ocurre, los legisladores federales cobran como si contaran con toda la experiencia para el caso, pues cada mes reciben en total emolumentos por 152 mil 303 pesos, integrados por 77 mil 745 pesos de dieta, 45 mil 786 por concepto de asistencia legislativa y 28 mil 772 de atención ciudadana.

Además, recibirán un aguinaldo que asciende a 85 mil 557 pesos, a pesar de que sólo han laborado tres meses, pues la legislatura comenzó en septiembre. Así, sus ingresos por el mes de diciembre –sumado a sus ingresos regulares- ascenderán a un total de 250 mil pesos.



Descarga nuestra nueva App para iOS y Android



Comentarios



Publicidad

Compartir en redes sociales



Juarez independiente


 

Diseño de Aplicaciones Móviles