Weekly News

Comparecen policías acusados de encubrir ataque a mexicano

16 de diciembre de 2009.

Después de participar en una paliza que dejó a un inmigrante mexicano herido de muerte en la calle, los adolescentes Brandon Piekarsky y Derrick Donchak intentaron huir, pero los interceptaron dos policías que acudían a una llamada de emergencia por el ataque.

En lugar de arrestar a los dos jugadores de fútbol americano de la secundaria local, ambos de raza blanca, los agentes los dejaron ir, iniciando una maniobra de encubrimiento del crimen en un poblado sumido en tensiones raciales, dicen los fiscales federales.

No se trataba de dos agentes cualquiera. El policía Jason Hayes salía con la madre de Piekarsky y el hijo del teniente William Moyer jugaba con Piekarsky en el equipo de la escuela secundaria. El supervisor de ambos, Matthew Nestor, era amigo de la madre de Piekarsky e incluso tomó unas vacaciones con ella.

Como resultado de la golpiza que recibió en Shenandoah, el indocumentado mexicano Luis Ramírez, de 25 años, murió horas después de ser ingresado al hospital Geisinger de Danville, el 14 de julio del 2008.

Shenandoah, un pueblo carbonero de apenas 5,000 residentes, está a unos 130 kilómetros al noroeste de Filadelfia. Tiene un número creciente de residentes hispanos, atraídos por los empleos en las fábricas y en los campos de cultivo. Se cree que los hispanos representan hasta 10% de la población.

Ramírez, un nativo del pueblo de Irámuco, del estado mexicano de Guanajuato, estaba en Estados Unidos trabajando ilegalmente en varios empleos.

El Departamento de Justicia de Estados Unidos anunció el martes que un jurado federal de instrucción acusó a los dos adolescentes y a los tres policías de Shenandoah como parte de la investigación.

Derrick Donchak y Brandon Piekarsky fueron acusados de un delito de odio racial por presuntamente matar a golpes a Ramírez al mismo tiempo que proferían insultos raciales.

Según encausamientos por separado, los policías fueron acusados de diversos delitos, incluyendo intimidación de testigos y mentirle al FBI.

Los jóvenes de 18 y 19 años fueron encausados por cometer un delito federal por motivos raciales al golpear a Ramírez en un parque mientras regresaban a casa desde una fiesta. Ambos ex atletas habían sido exonerados en mayo del cargo más grave en su contra.

Los policías se declararon inocentes ante el magistrado federal en Wilkes-Barre y permanecían detenidos en tanto se realizaba la audiencia para fijarles fianza el miércoles.

Los dos adolescentes tienen una audiencia judicial inicial para el 22 de diciembre. El abogado de Piekarsky no respondió una llamada en busca de declaraciones y no había ningún abogado listado para Donchak en la acusación.

El jefe policial y su segundo al mando, James Gennarini, fueron acusados de extorsión y violaciones de los derechos civiles en un caso separado. Ambos fueron acusados de extorsionar pagos en efectivo en operaciones de juego ilegal y exigir un pago de 2,000 dólares a un empresario local en el 2007 para que lo dejaran ir tras haberlo detenido.

Los fiscales del estado de Pensilvania, que intentaron lograr condenas por intimidación étnica y homicidio contra los deportistas, han argumentado que los atacantes gritaron insultos raciales a Ramírez y que uno tomó un objeto de metal para golpear con más fuerza.

La acusación federal fue bienvenida por quienes han afirmado siempre que el caso era claramente un delito por motivos raciales y que se indignaron cuando los sospechosos fueron exonerados de la mayoría de los cargos graves.

"Esto es por lo que nuestra familia, amigos y simpatizantes han orado", dijo Crystal Dillman, quien tuvo dos hijos con Ramírez. "Creo en el fondo de mi corazón que Luis puede ahora descansar un poco más en paz sabiendo que estos delincuentes y cómplices son acusados", agregó en un comunicado emitido por el Fondo Mexicano-Estadounidense de Defensa Legal y Educación.



Descarga nuestra nueva App para iOS y Android



Comentarios



Publicidad

Compartir en redes sociales



Juarez independiente


 

Diseño de Aplicaciones Móviles