Weekly News

Ve Berlusconi 'odio de pocos y amor de muchos'

17 de diciembre de 2009.

El primer ministro italiano Silvio Berlusconi dijo hoy que la agresión de la que fue objeto el domingo pasado en Milán le ha dejado dos cosas: 'el odio de pocos y el amor de muchos'.

El jefe de gobierno abandonó poco antes del mediodía el hospital San Raffaele milanés, donde fue internado tras haber sido golpeado hace cuatro días por un desequilibrado al término de un mitin político en la paza del Duomo de su ciudad natal.

En una nota emitida poco después, dijo: 'Me quedarán dos cosas como recuerdo de estos días: el odio de pocos y el amor de muchos, muchísimos italianos'.

'A unos y otros les hago la misma promesa: iremos adelante con más fuerza y más determinación que antes por el camino de la libertad', señaló.

Y añadió: 'Se lo debemos a nuestro pueblo y a nuestra democracia, en la que no prevalecerá la violencia, ni de las piedras, ni la de las palabras, que es la peor'.

Dijo haber escuchado estos día a algunos líderes políticos de la oposición. 'Si de lo sucedido se podrá tener una mayor conciencia de la necesidad de un lenguaje más sobrio y más honesto de la vida política italiana, entonces este dolor no habrá sido inútil', señaló.

'Algunos exponentes de la oposición parecen haberlo comprendido. Si sabrán tomar distancia en modo honesto de los pocos fomentadores de la violencia, entonces podrá finalmente abrirse una nueva temporada de diálogo', insistió.

Berlusconi, con una venda que le cubría parte de la cara, se sometió después a una consulta con un dentista, para la reconstrucción de dos de los dientes que se le rompieron tras ser golpeado con una estatuilla de metal.

Poco antes de las 15:00 horas locales (14:00 GMT), el jefe de gobierno hizo su ingreso triunfal en su residencia de Arcore, a las afueras de Milán, donde fue aplaudido por un grupo de seguidores que lo esperaban, dijo el alcalde local, Marco Rocchini.

El médico Alberto Zangrillo confirmó la víspera que Berlusconi deberá abstenerse de participar en actos públicos por lo menos 15 días.

Por su parte, el diario suizo Le Matin informó que el primer ministro será sometido a una cirugía plástica para reparar las heridas en el rostro en una clínica del cantón Ticino del país trasalpino.

La víspera, la justicia italiana determinó que Massimo Tartaglia, el hombre de 42 años que agredió a Berlusconi, permanecerá detenido en la cárcel milanesa de San Vittore, bajo observación psiquiátrica.

El hombre, quien ha asegurado que actuó solo, podría ser condenado hasta a cinco años de prisión.



Descarga nuestra nueva App para iOS y Android



Comentarios



Publicidad

Compartir en redes sociales



Juarez independiente


 

Diseño de Aplicaciones Móviles